- Publicidad -
El Paladar
El Paladar
El Paladar
El Paladar

La inauguración del hotel de lujo Sir Joan y el restaurante Izakaya en Ibiza ha sido una de las fiestas más elegantes y glamurosas del verano. Casi mil invitados internacionales y locales acudieron al acto inaugural de este nuevo establecimiento hotelero que ofrece una nueva forma de vivir una experiencia completa en Ibiza. El evento reunió a invitados, clientes y amigos de la propiedad procedentes de Nueva York, Ámsterdam, Berlín y otras ciudades donde tienen también hoteles junto a las primeras autoridades, destacados empresarios del ocio y la restauración local y rostros conocidos de la isla.

las primeras autoridades locales, empresarios y rostros famosos de la isla, en el acto inaugural

La fiesta, que brilló por la espectacularidad de la arquitectura, la luminosidad, la elegancia y belleza de los asistentes se situó en el espacio del restaurante Izakaya y en los diferentes pisos donde los invitados pudieron descubrir el diseño y la originalidad de las habitaciones y suites del roof top. Algunas de las habitaciones ofrecieron sorpresas a los asistentes como un espectáculo de flamenco, un rincón para hacerse un tatuaje gratis, un show erótico o una actuación de ‘chamanes’ en el ático. El recorrido por las diferentes plantas e instalaciones del hotel llevó a los invitados a conocer parte de la experiencia única que ofrece Sir Joan a sus huéspedes.

En una atmósfera mágica, entre copas de champán y exquisitos finger food , los invitados descubrieron los encantos de la magnífica gastronomía del Entourage Group en este nuevo alojamiento de lujo, situado al comienzo del Paseo Joan Carles I de Ibiza.

La arquitectura luminosa y espectacular de este nuevo hotel de lujo diseñada por el estudio de arquitectos Ribas & Ribas de Barcelona ha dado una nueva dimensión al comienzo de la ‘Milla de Oro de Ibiza’. Los diseñadores Baranowitz y Kronenberg han dejado buena huella en cada rincón del hotel, en el que se rinde homenaje al entorno marítimo del local y a la suntuosidad bohemia. La envolvente piscina casi invitaba a darse un baño bien entrada la noche inaugural, con una iluminación espectacular, hermosos jardines verticales y cascadas minimalistas como telón de fondo natural.