- Publicidad -
El Paladar
El Paladar
El Paladar
El Paladar

La palabra «perfume» se refiere al líquido aromático que usa una persona, para desprender un olor agradable. Proviene del latín per (por) y fumare (a través del humo) y se refería antiguamente a la sustancia aromática que desprendía un humo fragante al ser quemada.

Gracias al gran desarrollo de la industria de la cosmética y la agradable sensación de oler bien que produce a la persona que lo porta y a quien recibe su particular aroma, el perfume se ha convertido en uno de los regalos más prácticos, fáciles, mejor vendidos y socorridos a la hora de elegir un presente para cualquier ocasión y muy especialmente para la mujer.

La Navidad y sus fiestas son el momento por excelencia de las fragancias, las colonias y los eau de parfum. Por eso las grandes marcas de cosmética plantean su batalla comercial en esta fechas con atractivas campañas de publicidad reflejadas en originales, atrevidos, sexys y divertidos spots de televisión en los que el canon de la belleza, la pureza de la piel, la elegancia, los vestidos y el glamour se presentan de la mano de estrellas de Hollywood, supermodelos masculinos y femeninos y en ocasiones bellos animales que acompañan al relato cinematográfico.

Nombres de película

Pero sin duda lo que más llama la atención de las campañas de ventas de las fragancias son los increíbles, originales y sugerentes nombres de los perfumes que van desde el ya clásico ‘Número 8’ al ‘Fantastic Man’, o en ocasiones con etimología del latín como ‘Invictus’, ‘Olimpea’, ‘Eros’ o ‘Fan de Fendi’. Los aromas con nombres franceses forman igualmente parte del universo de las fragancias como ‘Eau de parfum’, ‘Clasique’, ‘A la male’ o ‘Eau de roses’.

Las marcas internacionales, en especial francesas y americanas prefieren nombres más anglosajones y rimbombantes como ‘Light Blue, ‘Good Girl’, ‘One million One’, Decadence’, ‘Deep Euphoria’ o ‘The Scent’ y los hay que abogan por el nombre del prestigio del creador como Armani, Nina Ricci, Chloe o Dior, entre otros, y algún español como ‘Agua fresca de rosas y azahar’, ‘Amor Amor’ o ‘Siesta’ del diseñador Antonio Miró.

El nombre del perfume trata de sugerir una imagen que acompañe a su nomenclatura icónica la mayoría de la veces utilizando el lujo, el glamour, los decorados de palacios, monumentos o paisajes naturales o situaciones eróticas protagonizadas por hombres y mujeres de gran belleza como ‘Decadence’ con Adriana Lima o ‘Invictus’ con el modelo australiano Nick Youngquest.

La estructura del perfume

Los tipos de estructuras para crear perfumes tienen que ver con el aroma que mantienen sin variaciones mientras perdura. Los lugares donde encontrar y comprar los aromas y fragancias son las perfumerías que presentan el arte de fabricar un aroma no solo para complementar con un olor agradable a la persona sino a las prendas en ocasiones.

Existen diferentes tipos de perfumes según su intensidad aromática que van desde la más concentrada que es la que conocemos como perfume con entre un 15% a un 40% de concentración al agua de colonia que con una concentración de aproximadamente un 10% se caracteriza por los aromas cítricos predominantes pasando por el intermedio agua de perfume. Sea el tipo que sea finalmente el calor del cuerpo evapora el disolvente, permaneciendo las sustancias aromáticas, que se disipan gradualmente durante varias horas.