- Publicidad -
El Paladar
El Paladar
El Paladar
El Paladar

La bodas en Japón son un ritual ceremonial amplio e importante para los contrayentes y las familias. En las celebraciones conviven diferentes rituales, ceremonias, trajes y kimonos con vestidos occidentales. Las bodas están muy ligadas a las tradiciones dependiendo de la religión y del rito. En su mayoría son budistas o sintoístas y se celebran en los templos dedicados al culto del budismo dependiendo, como en casi todos lados del mundo, del nivel y el poder adquisitivo de los contrayentes. Los enlaces de estilo occidental están de moda y casi el 70% de las parejas se casan hoy en día al estilo occidental y por amor. Ya solo queda un residual de matrimonios concertados como antiguamente.

Las bodas que se celebran por la religión budista las oficia un monje budista, mientras que la de carácter sintoísta la concelebran monjes y monjas en los majestuosos santuarios donde impera el color rojo naranja. La tradición contempla varios tipos de enlaces tradicionales, como el Jyuni Hitoe en el que la novia acude al santuario sintoísta con un vestido tradicional blanco con la cabeza cubierta con una especie de gran sombrero en forma oval (wataboshi) durante la ceremonia denominada shiramuko, que luego cambia por otro traje tradicional más informal para el reportaje fotográfico y la posterior celebración en hoteles, restaurantes o espacios dedicados especialmente a estos eventos.

Las uniones de parejas modernas son más sencillas y similares a las occidentales aunque el traje de la novia pueden ser blanco, rojo, amarillo o de cualquier otro color, e incluso negro si es casada. El novio suele vestir un kimono de etiqueta llamado montsuki, o traje de calle con corbata y va acompañado por su corte de familiares y amigos, lo mismo que la contrayente. Al contrario que los diseños occidentales a los nipones les gustan los colores intensos y llamativos que utilizan en muchas ocasiones.

Estilo propio

La fecha de la boda tradicional suele ser el día 11 y especialmente en el mes de noviembre 

Los modistos nupciales japoneses mantienen su propio estilo y combinan tradición y modernidad para dar un toque especial a las prendas. Dado que los kimonos tradicionales de novios y acompañantes pueden ser coloristas y floreados, los vestidos modernos también admiten colorido y estampaciones.

La preparación de un enlace es laboriosa y los novios acuden por separado con otros aspirantes a hoteles y espacios especializados a charlas informativas sobre los preparativos y los detalles de las ceremonias. La fecha ideal de la boda es el día 11 y particularmente en noviembre. La edad media depende de su status, poder adquisitivo y si es primeras o segundas nupcias pero los hombres han de estar casados antes de los 30 años. Los jóvenes se preparan para la celebración, no solo a nivel religioso, sino para elegir el tipo de boda, los preparativos, los trajes y el lugar de celebración que puede ser un templo, un santuario o un local dedicado especialmente a ceremonias que suele estar ubicado cerca de los templos o santuarios.