El ‘gin-tonic’, bebida estrella de las noches ibicencas. Aisha Bonet

Que la coctelería es la reina del verano es una realidad que pocos pueden discutir. Daiquiri, mojito, piña colada y otras coloridas combinaciones elaboradas con frutas exóticas son una constante entre las camas balinesas de los beach clubs, al borde de las piscinas y en las terrazas de los establecimientos de las Pitiüses.

   CONSEJOS   


Cómo preparar un ‘gin-tonic’ de lujo

  1. MUY FRÍO. El vaso adecuado, de boca ancha, y cuatro o cinco hielos de calidad.
  2. EQUILIBRIO. Siempre 4 ó 5 cl. de ginebra y 20 ml. de tónica.
  3. BURBUJA. Verter la tónica muy fría y despacio para no romper la burbuja.
  4. AROMAS. Los botánicos que se añaden pueden tener como objetivo realzar algún ingrediente de la ginebra, o complementar su sabor original.
  5. DECORACIÓN. Usar solo cáscara de cítricos. Jamás hay que poner una rodaja de naranja o limón para decorar; contienen jugo que cae a la copa cuando solo interesan los aceites esenciales que están en la piel.

Los mixers se esmeran en conseguir nuevos sabores y texturas para sorprender a sus clientes, en un mundo en el que la imaginación y la creatividad parecen no tener límites más allá del sentido común. Sin embargo, en las noches estivales sigue más vivo que nunca el que se ha convertido ya en todo un clásico nacional, el gin-tonic, que ya va más allá de la moda pasajera en la que muchos creían que se perdería.

España es el tercer país (por detrás de Filipinas y Estados Unidos) en el que más ginebra se consume, según el ranking International Wine Spirit Research. El consumo de esta bebida se ha incrementado un 10% en el último año, una realidad que se percibe tanto en las noches de ocio como en muchas sobremesas en la isla blanca. Y es que, aunque el comentario suscite risas en más de una ocasión, la ginebra tiene efectos digestivos. Con un consumo moderado, claro está.

Preparar un buen gin-tonic requiere de atención. «Hay momentos en los que te vale cualquier cosa, pero cuando quieres algo más en tu copa, debes poner atención a la hora de preparar el gin-tonic», afirma Alexander, uno de los tres fundadores de LAW Premium Dry Gin. Mantener el equilibrio, respetando las cantidades de ginebra y tónica es una de las principales reglas, además de servirlo muy frío, usar hielo de calidad y servir muy despacio la tónica.

cócteles y ‘gin-tonics’ conviven en los días y las noches de ocio de la isla blanca

Una bebida «juguetona»

Si bien el gin-tonic tiene previsto mantener su hegemonía en los próximos años, hay ginebras con las que los cocteleros se permiten experimentar para conseguir resultados realmente sorprendentes. Existen ginebras que pueden beberse solas (aunque no es lo habitual), pero en general es una bebida que permite muchos juegos sensoriales gracias a sus aromas y particularidades.

En definitiva, ese origen medicinal de la ginebra se está convirtiendo, como en tantas otras bebidas, en fuente de inspiración para creadores de cócteles que siguen buscando fórmulas exclusivas.

Werner Voglmaier
LAW Passionfruit Chilcano

En principio este cóctel ha sido creado para una feria en Viena. Tiene un sabor frutal y fresco.

2cl LAW.
2cl Pisco.
2cl Zumo de lima.
3cl zumo de maracuyá.
1 dash Angostura Bitter.
Finalizar con Ginger Ale.

Decoración con una rodaja de maracuyá y frambuesa.

Jorge A. Conde
Última palabra de la abuela

El original es un cóctel de la era de la Ley Seca datado en torno al año 1919. La abuela de Jorge y los recursos de Ibiza han sido la inspiración de esta bebida.

2cl LAW.
2cl Hierbas ibicencas.
2cl Zumo de lima.
2cl Licor de cereza.
1 dash anís del mono.

Facundo Grieco
Ibicenco

Fresco, afrutado y 150% Ibiza.
4-5 cl. LAW Gin.
1,5 cl. Hierbas ibicencas.
2cl. Sirope de jengibre.
2 cl. Zumo lima.
1,5cl. Sirope mora.
3,5 cl. Sirope piña.
2 gotas Orange Bitter.
1 cucharadita de miel.
Mezclar ingredientes con hielo en coctelera y rellenar en vaso con hielo picado. Decoración: romero, mora, tomillo.