Una porción de tierra rodeada de agua, un microsistema aparte, un universo paralelo regido por las reglas de una temporalidad escindida en donde lo asombroso puede ser norma, un espacio para la fantasía, la metáfora del paraíso ignoto, el escenario pluscuamperfecto para disfrutar del mar y lucir la moda de baño: ¡Ibiza!

Cuando el sol marca el inicio de un nuevo día, la isla deja al descubierto su más fashionisto símbolo del lujo, el hedonismo y la felicidad: ¡beach clubs!
El verano discurre en la isla con su ritmo trepidante entre camas balinesas, tardes de lectura, sesiones de electrónica, masajes a la sombra, brindis con champagne, platos refrescantes, selfies, bailes y un carrusel de creatividad, mezcla y experimentación donde la moda baño adquiere pleno significado, representando con sus incontables looks la llamada isla de las mil caras: Ibiza.

En verano en Ibiza es tiempo de lucir palmito y desfilar con las últimas tendencias en moda de baño en el espacio de ocio diurno por excelencia en la isla, los ‘beach clubs’. fotos Sergio G. Cañizares

En Platja d’en Bossa y Sant Antoni se dan cita las tendencias más ‘hot’

Porque más allá de las tendencias universales en swimwear, que este verano lideran el bañador high leg y el bikini swingerie, con multitud de matices como el uso de materiales inexplorados como el terciopelo, los escotes asimétricos, el naming, los estampados geométricos, el estilo athleisure en color-block y las siluetas retro minimalistas y sofisticadas; en la isla, el punto cardinal donde se sitúe el beach club determinará qué y cómo vestir para ir al mar.

El bañador es el rey en las playas y ‘beach clubs’ de la isla este verano

Sant Antoni, ese pueblo por redescubrir, joven y british, sintetiza la versión más arriesgada, colorista y excéntrica de la moda, uniformando sus playas y beach clubs con combinaciones cargadas de accesorios, melenas infinitas, túnicas transparentes y zapatos de plataforma media. Lentejuelas, cadenas, aros a lo J.Lo, maquillaje de fantasía, bañadores de lycra y un gran bolso, porque un día en un beach club de moda en Ibiza bajo los códigos de la Union Jack puede dar mucho de sí. Dorarse al sol sin complejos, con la imagen de Nicole Scherzinger o Katy Perry divirtiéndose en la cubierta de un yate en cualquier de las 2.149 islas que se contabilizan en el planeta Tierra como paradigma de las vacaciones perfectas, es la consigna de estilo en la costa oeste de la isla.

Este verano la serie de los 90 por antonomasia ha vuelto y la estética de ‘Los vigilantes de la playa’ es el himno en la playa a la que llevan todos los caminos: Platja d’en Bossa. Pionera en la moda del beach club que trajo consigo el cambio de milenio como una evolución social del chiringuito en la era de la representación, las apariencias y el ‘postureo’, en el trozo de costa de fina arena que discurre entre ses Figueretes y la torre vigía des Carregador la diversión aumenta a cada baño y la tendencia sporty al más puro estilo Pamela Anderson marca el ritmo en la playa urbana que en verano nunca duerme.

Grandes marcas y diseñadores para la moda baño que colorea los ‘beach clubs’

Además de kaftanes de seda, sombreros o grandes marcas de moda, la joya clave para deslizar estatus en clave beach pasa por bikinis y bañadores que it-girls y modelos lucen en Instagram y editoriales de moda. El dress code de los beach clubs más populares de la isla y de las playas más conocidas de Ibiza -desde ses Salines a Cala Jondal- es una pasarela rutilante de moda y estilo, de escotes Halter, cut outs, volantes en los hombros y tiras en zig zag, de trikinis en colores llamativos y el 2.55 de Chanel de tamaño medio como indiscutible ‘must-have’.

Clásicos atemporales que funcionan también en el mar: el 2.55 de Chanel

El este, ajeno al estrépito de la globalización, aunque no exento de un sigiloso branded, reivindica para sus hoteles 5 estrellas y los cada vez más numerosos beach clubs que suman a su oferta de ocio y estilo de vida la elegancia infalible del clasicismo renovado, porque el lujo silente es y será siempre el verdadero lujo.

En la meca del naturalismo, la sostenibilidad, la conciencia eco y el estilo de vida healthy apenas existen beach clubs, pero sí se encontrarán en el norte de la isla chiringuitos y lounge beach-bars donde reunirse a la hora del atardecer para lucir en tardes relajadas que se juntan con la noche piezas exquisitas de nuevas marcas y diseñadores alternativos, porque el chic de la bohemia que define el estilo de vida de Sant Joan y su costa salvaje radica en el mix & match.

El mapa de los beach clubs en la isla de las mil caras invita pues a explorar y jugar hasta el próximo mes de octubre con un sinfín de outfits.