Club Restaurant Cabaret Lío contiene todos los ingredientes para vivir una noche perfecta en la isla en la que se cumplen los deseos. Pionero en esta fusión de espectáculo y gastronomía, este local evoluciona no solo durante la noche sino también con los años, y se ha convertido ya en un referente internacional de primer nivel: todos quieren sentarse a la mesa de Lío.

Originalidad y sorpresa son dos factores esenciales durante toda la velada: desde los platos que se sirven a la mesa, basados en la calidad del producto, hasta los impactantes y divertidos shows que se van desarrollando durante la noche y en los que cualquier cosa puede pasar. El director artístico de Lío, Joan Gràcia, consigue un cóctel perfecto entre el baile, la danza y el teatro. Todos los números siguen un hilo conductor que va cambiando año tras año. ¿Esta temporada? ¡La fama! Los chismes, los cotilleos que generan las celebrities se han convertido en canción, en espectáculo puro y duro en el que la interacción con el público es una constante.

Las horas pasan, y con ellas el ambiente de club va apoderándose de Lío, que presenta fiestas atípicas en la noche ibicenca, que huyen de la esfera techno para sumergirse en la música negra en todas sus variantes. Ritmos sexys y sensuales tipo funk, soul y el nuevo r’n’b se reinventan para lograr una música electrónica más sedosa en varias fiestas y, por supuesto, de la mano de los dj residentes Víctor Nebot, Sergio Mussa y Ángel Linde.
Precisamente este estilo soul y funk más clásico es la mejor arma del locutor y DJ británico Trevor Nelson, que acerca su Conexión Soul a Lío los días 21 y 28 de agosto, además del 4 de septiembre.

Jean Claude Ades lleva la batuta en las noches Be Crazy con un concepto altamente seductor. El DJ compara su fiesta con un «moderno Studio 54, donde todo tipo de personas lo pasan bien juntas. El ambiente es atractivo y la pista de baile está llena hasta la madrugada», explica. Otra de las ventajas que encuentra Jean Claude Ades en sus sesiones en Lío es que puede compartir cabina con figuras como Rene Vaitl (25 de agosto) o Tiefschwarz (1 de septiembre).

Para perderse en el tiempo, nada mejor que vivir la noche de la mano de Tom Novy y su Timeless. El dj alemán, que ha vivido la Ibiza electrónica desde los años 80, propone unas abiertas y sorprendentes sesiones en las que combina la música del presente y del pasado.
Y si hay una fiesta que represente la filosofía de Lío, esa es Vintage, con la que Sebastián Gamboa recrea la esencia de las primeras fiestas del house music, haciendo una selección de los mejores clásicos de éste género musical «sin la necesidad de innovar por innovar». Precisamente será Gamboa quien cierre el telón de Lío el próximo 10 de octubre.