Elrow Singermorning en Amnesia. Unos baños móviles se adentran en la pista de baile. Fotos: JS
Unos baños móviles se adentran en la pista de baile de elrow Singermorning en Amnesia. Fotos: JS

Los sábados en Amnesia son sinónimo de elrow y diversión sin compasión. El sábado pasado, la promotora catalana de fiestas más potente en la actualidad, elrow, que produce sus eventos para los festivales más importantes del mundo, volvió a Amnesia con una nueva entrega de su desternillante fiesta Singermorning, en la que la decoración y el equipo de animación sumergen al público en todo tipo de situaciones inimaginables, cada cual más delirante e hilarante: unos baños móviles se adentran al medio de la pista de baile, o desde el techo caen billetes de ‘rowlar’, que se pueden canjear por flotadores y todo tipo de hinchables con los que dar la nota.

Esta noche, elrow hará una fiesta en un barco pirata y en algún punto entre Atlantis y Es Vedrà perderán el rumbo y acabarán hundiéndose en las aguas más peligrosas de la isla: el triángulo de las rowmudas, donde empezará un viaje submarino de lo más surrealista y lo que verán no tiene sentido ni se puede explicar con palabras. Un mix entre La Isla, Perdidos y Viven: una fiesta de barcos hundidos, aviones estrellados, animales marinos y comunas hippies debajo del mar. La fiesta de la que todos hablan: la fiesta de la felicidad eterna.