Los responsables de la cocina del Club Restaurant Cabaret Lío sobre el escenario; la gastronomía también forma parte del misterioso juego que cada noche se vive en el local.
[:es]Los responsables de la cocina del Club Restaurant Cabaret Lío sobre el escenario; la gastronomía también forma parte del misterioso juego que cada noche se vive en el local.[:]

La excitación de lo prohibido, la pasión por lo secreto o la atracción del erotismo. Una velada en el Club Restaurant Cabaret Lío es rendirse a todos estos atributos con los que el exclusivo establecimiento de Marina Ibiza   sorprende durante todas las noches de verano.  En esta temporada la temática salta a la vista cuando se cruza la puerta del cabaret, y así se vive durante toda la noche, una excitación que se palpa en el ambiente, en los variados espectáculos que se ofrecen durante la velada y, como no podía ser de otra manera, también en su gastronomía.

Fragmentos de la carta del restaurante, salpicada de pequeñas obras de arte.
Fragmentos de la carta del restaurante, salpicada de pequeñas obras de arte.

Este año, como explica su chef Gonzalo Aragüez, el menú también viaja en este recorrido por el mundo misteroso y secreto en el que el objetivo es sorprender a los clientes. «Desde que a finales de la temporada pasada se decide la temática del próximo año, nos ponemos a trabajar en ello para buscar un carta acorde con la porpuesta», asegura el chef, quien ha confeccionado una carta atrevida a propósito salpicada de productos exóticos, como las huevas de caracol, la papaya verde, mucho picante o los aderezos tailandeses. O el llamativo paiché, el impresionante pescado que proviene del Amazonas  y que por primera vez se ve en una carta de Ibiza. En el menú no faltan los clásicos y exitosos bacalao y cochinillo, adaptados también a la temática de la temporada ni tampoco las nuevas tendencias gastronómicas. Al igual que el vino, cuyo maridaje es perfecto en consonancia con la propuesta de esta temporada.

«El plato que llega a la mesa visualmente es totalmente distinto a lo que el comensal está pensando»,

comenta Aragüez. Y es ahí donde radica la magia y el éxito del establecimiento, un lugar donde los clientes se rinden abiertamente a la provocación y al atrevimiento cegados por el misterioso juego que cada noche propone el Club  Restaurant Cabaret Lío.