- Publicidad -
El Paladar
El Paladar
El Paladar
El Paladar

El perro doméstico ha acompañado al ser humano en todas sus migraciones. Reconstruir el árbol genealógico de los canes ha sido una tarea difícil porque las pistas se han dispersado a través de los genomas de cientos de razas. Gracias a las secuencias de ADN de 1.346 perros pertenecientes a 161 razas modernas, un equipo de científicos, liderado por el National Human Genome Research Institute (EE UU), ha creado el mayor mapa evolutivo de las razas caninas. Los resultados, que fueron publicados en la revista Cell Reports, demuestran no solo la historia de hibridación de las razas, sino también qué efectos tuvieron en sus genes las migraciones.

Los setter, chow chows o el pastor alemán son algunas de las razas de perro con más historia.

Para entender cómo evolucionaron las razas de perro más antiguas y qué papeles desempeñaron para los humanos, los investigadores seleccionaron ciertos tipos como los pastores o los pointers, y después los cruces recientes para obtener otros rasgos físicos. «Comprender que los tipos se remontan a hace mucho más tiempo que las razas o que las simples apariencias físicas nos hace reflexionar», indica a la agencia Sinc Heidi Parker, genetista de perros en los National Institutes of Health (NIH) y coautora del estudio canino realizado.

En el caso de otras razas de perros, los resultados fueron menos sorprendentes. Muchas razas de caza tienen su origen en la época victoriana de Inglaterra en el siglo XIX, cuando se crearon nuevos usos de las armas en las expediciones.

Árbol filogenético

Estos perros se agruparon en el árbol filogenético, al igual que las razas spaniel. Las de Oriente Medio, como los saluki, y de Asia, como los chow chows y akitas, parecen haberse separado mucho antes de la «explosión victoriana» en Europa y en Estados Unidos.

El can más antiguo del que se tienen evidencias es el ‘perro del nuevo mundo’, de hace unos 10.000 años

Por otra parte, las razas pastor –la mayoría de origen europeo– resultaron ser inesperadamente diversas. «Observamos mucha más diversidad donde había un grupo particular de razas pastor que parecía venir del Reino Unido, un grupo particular que salió del norte de Europa, y un grupo diferente que salió del sur de Europa», detalla Parker.

El equipo de científicos lleva años secuenciando los genomas de los perros, pero más de la mitad de las razas que existen en la actualidad aún no han sido secuenciadas, por lo que los científicos intentan recopilar otros genomas de perros para llenar estos huecos.