Los clubes náuticos son conscientes de la importancia que tienen los cursos de vela

Una experiencia inolvidable

Susana Asenjo
- Publicidad -
El Paladar
El Paladar
El Paladar
El Paladar

Aprender a navegar es una experiencia que muchos niños recuerdan toda la vida, incluso algunos ya nunca abandonan la afición que nació durante unas vacaciones de verano. Y hasta los hay que llegan a lo más alto del medallero español y europeo gracias a sus comienzos en un curso estival. Precisamente, la próxima semana, un antiguo alumno, Carlos Roselló, participará en el Mundial de la clase Laser que se celebrará en Croacia.
Los clubes náuticos lo saben y son conscientes de la importancia que tienen las actividades para aprender a manejar una vela o un kayak, por lo que organizan un amplio programa cursos dirigido a menores y adultos.

El Club Náutico Ibiza es pionero en la enseñanza de deportes náuticos. En 1970, con la llegada de una pequeña embarcación Optimist inició una trayectoria en el mundo de la formación de la que ha salido una importante cantera de deportistas. Por ello, cada año hay más niños y jóvenes que quieren aprender a dirigir una vela o un remo. Este verano han participado 350 niños y adultos en los 26 cursos de vela y kajak que impartió la Escuela de Vela del Club Náutico Ibiza.

Una maniobra durante una clase con Optimist

Sebastián Vidal, director de la Escuela, explica que «en las dos semanas que dura un curso de iniciación, los niños aprenden a manejar un poco la vela y otros aspectos más técnicos, como distinguir el rumbo de ceñida, que es bastante complicado».

Además, algunos alumnos han tenido la oportunidad de participar en sus primeras regatas como el Trofeo ‘Festes de la Terra’ reservado a embarcaciones de las clases Optimist y Laser o el Trofeo Iniciación Volkswagen.

Nuevas instalaciones
También el Club Nàutic Sant Antoni ha tenido un verano intenso ya que ha contado con 250 alumnos en vela y 100 de piragüismo. Durante los dos meses y 8 días se han realizado 5 cursos de iniciación y perfeccionamiento de dos semanas. Para ello han contado con los servicios de 14 monitores que han acercado los deportes náuticos a 75 alumnos diarios.

Alumnos del Club Náutico de Sant Antoni en una clase

Desde Es Nàutic se muestran satisfechos de la temporada ya que «tanto los participantes como el personal han disfrutado de las nuevas instalaciones del Área Deportiva, dotadas de más y mejores medios y comodidad».

Además, los alumnos que quieran continuar aprendiendo los entresijos de estos deportes, pueden realizar un curso de reciclaje para incorporarse a las flotillas de vela o piragüismo.

Santa Eulària
Asimismo, quienes viven o veranean en Santa Eulària han disfrutado con los cursos que imparte la Escuela Municipal de Vela en las instalaciones del Club Náutico de esta localidad. Los niños y jóvenes de entre 5 y 17 años han iniciado o perfeccionado sus conocimientos en vela ligera, windsurf y piragüismo.

Un centenar de alumnos ya saben manejar un kayak