Servisub: buzos para casos difíciles

Servisub buzos
- Publicidad -
El Paladar
El Paladar
El Paladar
El Paladar

No se les suele ver pero están ahí cuando se les necesita. Como el 8 de agosto cuando un fuerte temporal causó estragos en la costa y en el interior de las Ibiza y Formentera. Allí estaban. Francisco Cervantes, fundador y director de Servisub tiene aquel día, todavía reciente, grabado en su memoria. Cala Saona era un auténtico caos, una situación de mucho riesgo para la que se necesita una gran especialización. “Salvamento Marítimo coordinó la situación y estuvimos allí, junto a la otra empresa similar a la nuestra. Había mucha gente y teníamos que actuar con cuidado para rescatar a las personas que estaban en los barcos. La verdad es que fue una situación complicada”, explica. Este es sólo uno de los ejemplos de los trabajos que hacen las empresas e  especializadas en trabajos submarinos.

Ante una situación de peligro como aquella o una avería que impida que el barco llegue a puerto, los patrones suelen contactar a través del teléfono móvil con su compañía de seguros y es esta quien avisa a una empresa de rescate. Si no hay cobertura o se ha estropeado el teléfono. En estos casos, la opción es el canal marino, y a través de él, Salvamento Marítimo avisa a la empresa que esté en la zona para que, con la mayor celeridad solvente la avería. “En algunos casos basta que un cabo se enrede en la hélice para que el barco ya no pueda navegar. Son situaciones del día a día que requieren la intervención de un profesional”, aclara Cervantes.

El verano es la época en la que más demanda de trabajo hay, y si se desencadenan varios temporales seguidos, la labor no cesa. “Hay que tener en cuenta que en las Pitiusas en julio y agosto se concentran una gran cantidad de barcos, diría que es la zona con más embarcaciones del Mediterráneo, junto con Mónaco”, argumenta Francisco Cervantes.

La experiencia de los buzos es decisiva en los trabajos submarinos

Pero las las labores de asistencia, como la recuperación de barcos varados en la arena, el reflote de barcos hundidos, los embarrancamientos en las rocas, no son las únicas que desempeñan las empresas de servicios subacuáticos.

A lo largo de todo el año esta compañía realiza trabajos de inspección y mantenimiento de los enlaces eléctricos entre las Illes de Balears, obras de mantenimiento en puertos, reparación de emisarios o inspecciones o arreglos en los cascos y motores de grandes yates, entre otros ejemplos.

Por ello, los profesionales que se dedican a estas misiones, además de ser buzos experimentados, tienen amplios conocimientos de mecánica, electrónica y de una gran variedad de los oficios que forman parte de cualquier obra.

Pero si hay algo en lo que insiste el impulsor de Servisub son en las exigentes normas de seguridad a la que están sometidos para cumplir con éxito todo tipo de situaciones. “La experiencia de los profesionales, que llevan más de 20 años con este trabajo, y la evolución de los materiales y equipamientos son decisivos para afrontar cualquier tiempo de imprevisto”, concluye.