Aunque haya tenido que pasar por el divorcio más caro de la historia, ha pagado 4.500 millones de dólares a su exmujer, Dmitry Rybolovlev todavía tiene suficientes fondos para mantener a Anna, el megayate que se puede contemplar en Ibiza desde hace unos días. Este magnate ruso es actualmente el presidente del club de fútbol AS Mónaco, equipo que compró en 2011. Está considerado unos de los hombres más ricos del mundo, ya que su fortuna personal, según la revista Forbes es de 9.500 millones de dólares, aunque esta cifra parece que está tomada antes de su ruptura matrimonial.

El megayate cuenta con helipuerto
El megayate cuenta con helipuerto

Además de por su divorcio, Dmitry Rybolovlev ha estado recientemente en los medios de comunicación por haber comprado la mansión de otro personaje famoso y controvertido como es Donald Trump, en Palm Beach, una de las zonas más exclusivas de Miami. Tras invertir en ella 95 millones de dólares ahora planea derribarla.

Ya en Ibiza, Anna está llamando la atención de quienes pasean por la zona del puerto, no solo por su grandiosidad -67 metros de eslora- sino por el helicóptero que se posa sobre él. El barco puede alojar 12 invitados en las dos suites y los cuatro camarotes dobles de que dispone. Y para que no les falte de nada a los huéspedes, cuenta con una tripulación de 18 personas. Además de la navegación los invitados pueden disfrutar a bordo de una piscina profunda, sauna y gimnasio, entre otras comodidades.

Su presencia no deja indiferentes a los paseantes.
Su presencia no deja indiferentes a los paseantes.

El interior, que goza de amplios espacios, está decorado en estilo neoclásico, fruto de la imaginación de Michael Leach quien también ha diseñado el exterior. El casco es de acero y aluminio, y como muchos de los megayates cuenta con un sistema ultramoderno de estabilización que reduce el balanceo y el movimiento en travesía y se ayuda de otro sistema en el ancla para reducir el balanceo cuando está atracado. Respecto a la velocidad, puede alcanzar los 17 nudos pero lo habitual es navegar a 14. Si no sobrepasa estos 14 nudos puede recorrer 6.500 millas náuticas sin repostar con los 167.000 litros de combustible que almacenan sus tanques. El barco, que lleva el nombre de una de sus dos hijas, se construyó en 2007 en los astilleros holandeses Feadship.

Visita: charter.diariodeibiza.es