El Madame Gu es uno de los barcos más espectaculares que se ha visto este verano en las pitiusas

No importa que ya sea otoño para que Ibiza siga siendo la isla el destino de los barcos más impresionantes del mundo.

El Madame Gu, coronado en 2014 con el World Superyacht Awards, ha paseado sus 99 metros de eslora por las aguas de las pitiusas esta semana desde donde se ha dirigido a Barcelona.

El barco es el yate privado más grande construido  en los astilleros Feadship de Holanda. Su imponente casco azul cobalto alberga cuatro motores diésel MTU 20V, que ofrecen una potencia de 4.830 caballos para alcanzar los 24 nudos de velocidad máxima.

Como muchos barcos de este tamaño, en el Madame Gu no podía faltar un helicóptero. Lo curioso es la plataforma en la que aterriza ya que está construida con un sistema hidráulico que sube y baja de forma que el helicóptero queda totalmente oculto en el interior. Y cuando el helicóptero no está en el barco, el hangar se utiliza como pista de paddle o squash.

Además de estos mecanismos de ingeniería, el interior esconde una decoración al estilo del Palacio de Versalles. El megayate, dotado con todo tipo de comodidades desde un beach club a un gimnasio, dispone de seis camarotes con capacidad para albergar a  doce invitados. La tripulación es de treinta y seis personas.

Durante gran parte del año, las marinas de Ibiza son el escaparate tanto de las novedades en yates de todo tipo como de los enormes barcos que hace años estuvieron en las listas de los más grandes y lujosos.

Los propietarios de los grandes barcos suelen ocultar su identidad bajo el nombre de una empresa
Los propietarios de los grandes barcos suelen ocultar su identidad bajo el nombre de una empresa

La gran mayoría de los megayates guardan celosamente el nombre de sus propietarios y se refugian en la denominación de las empresas bajo la que son matriculados.

En muchos casos tampoco trascienden detalles del interior.