- Publicidad -
El Paladar
El Paladar
El Paladar
El Paladar

Renault es uno de los fabricantes de coches mundiales más reputados, algo que ha conseguido creando automóviles en los que la calidad prima por encima de todo. Un ejemplo de este buen hacer de Renault es el Mégane, que tiene 21 años de historia y cuya última generación salió hace unos meses.

Salía a la luz un vehículo fantástico, que no tiene nada que ver con su antecesor y que destaca por su perfecto equilibrio entre la elegancia y la deportividad. Pero sobre todo es un coche muy tecnológico, que está adaptado a los tiempos actuales en los que la conectividad manda.

La berlina Talisman
La berlina Talisman

El ejemplo de que el Mégane está a la última se ve en la tablet con pantalla táctil –colocada verticalmente– que preside la consola central. A través de ella se pueden gestionar las capacidades multimedia del coche, pero también muchos otros sistemas del mismo como la iluminación interior, los modos de conducción y un largo etcétera.

El Mégane será uno de los grandes atractivos de Punicauto, concesionario oficial de Renault en las Pitiüses, en la Feria de Automoción de Santa Eulària, en la que también los clientes pueden ver estos días el flamante Talisman.

La aparición de esta berlina –que sustituye al Laguna– es otra de las novedades recientes de la marca francesa, que pretende cautivar con este vehículo a conductores de mayor edad y con un corte familiar. Si el Mégane parece que tiene un target con un conductor más joven, el Talisman parece enfocada a un comprador más veterano. Nada más verlo, el Talisman llama poderosamente la atención por su bella figura, con líneas fluidas y dinámicas. Por dentro es muy espacioso y confortable y, como el Mégane, también cuenta con una gran pantalla de ocho pulgadas asociada al sistema multimedia R-Link 2.

El ‘SUV’ Kadjar, que nació en 2015.
El ‘SUV’ Kadjar, que nació en 2015.

Otro de los modelos destacados de Renault es el Kadjar, un crossover muy atractivo que apareció el año pasado. Es muy bonito tanto por dentro como por fuera, pero sobre todo destaca por su polivalencia, ya que se comporta de forma brillante en carretera y puede circular fuera del asfalto en terrenos no muy complicados.