- Publicidad -
El Paladar
El Paladar
El Paladar
El Paladar

El Dolor Agudo Postoperatorio (DAP) afecta hasta al 40% de los pacientes sometidos a una intervención quirúrgica y es una de las causas más habituales de insatisfacción, limitación funcional, retraso en la recuperación, prolongación de la estancia hospitalaria y complicaciones postquirúrgicas.

Con el fin de ayudar en su gestión, facilitar la autonomía del paciente y evitar su sufrimiento, así como para disminuir la carga de trabajo de los profesionales sanitarios, la Unidad de Dolor de Policlínica Nuestra Señora del Rosario ha implementado un sistema innovador que administra por vía sublingual Sufentanilo, un analgésico opioide muy potente que actualmente se utiliza por vía intravenosa como adyuvante para la anestesia en quirófano.

El dolor agudo postoperatorio se caracteriza por su aparición inmediata, su duración limitada y por ser predecible y evitable. El cien por cien de los pacientes sometidos a una intervención sufre dolor. La intensidad depende del grado de agresión a los tejidos corporales y de la sensibilidad del paciente. Estos factores determinan la escala en el uso de fármacos y técnicas analgésicas. El desarrollo del dolor crónico tras una intervención es frecuente. Si el tratamiento es inadecuado y puede producir fenómenos de cambio neuronal que provoquen un difícil control de ese dolor con posterioridad y derivar en el Síndrome de Sensibilización Central.

Más autonomía para el paciente

Ante esta situación, el nuevo dispositivo de autoadministración de analgesia por el paciente, supone una mejora significativa para el control del DAP. La doctora Viñals, coordinadora de la Unidad de Dolor de Policlínica explica: «Es un tratamiento óptimo para el alivio del dolor postoperatorio que incluye un rápido inicio de acción de la analgesia. Cuenta con una duración del efecto analgésico consistente y predecible y permite una titulación individualizada a las necesidades del paciente que ha sido sometido a una intervención que provoque dolor moderado a severo».

«Les proporciona control y les transmite la seguridad de que no van a pasar dolor en el periodo postquirúrgico», añade. Además, el dispositivo evita errores de programación y otras complicaciones como infecciones, reduce el riesgo de sobredosificación y no restringe la movilidad del paciente.

¿Cómo funciona?

El paciente podrá administrarse comprimidos sublinguales de Sufentanilo cuando sienta dolor en el periodo postoperatorio. El dispositivo se ha diseñado para administrar un único comprimido de 15 microgramos a demanda del paciente, con un mínimo de 20 minutos entre dosis (intervalo de bloqueo preprogramado), durante un período máximo de 72 horas.

El sistema ofrece ventajas no sólo para el paciente, sino también para los profesionales sanitarios al disminuir su carga de trabajo y ser una alternativa eficaz, segura y menos compleja que la analgesia administrada por vía intravenosa.

La doctora responde a algunas dudas frecuentes respecto al uso de este sistema:

¿Qué intervenciones requieren un abordaje del dolor postoperatorio controlado por el paciente? Aquellas en las que se prevea que el nivel de dolor será moderado a severo. Tenemos un protocolo de dolor postoperatorio, que nos permite indicar el mejor método analgésico según la magnitud de la intervención quirúrgica.

¿Qué pacientes pueden beneficiarse de esta novedad terapéutica? En principio, cualquier paciente sometido a una cirugía en la que esté indicado, capaz de entender cómo funciona el dispensador (que es sencillo) y quiera colaborar en su propio tratamiento.

¿En cuáles no se recomienda por estar contraindicado? En aquellos pacientes con dificultades motoras en extremidades superiores, o pacientes en los que estén contraindicados derivados de opioides: insuficiencia respiratoria severa, pacientes con antecedentes de adicciones, etc.

¿Cuáles son las formas tradicionales en el control de este tipo de dolor? La forma tradicional ha sido que el médico prescriba un tratamiento y el personal de enfermería lo administre, bien de forma pautada cada varias horas o cuando el paciente lo demanda. El problema es el tiempo que transcurre desde que el paciente solicita el calmante hasta que lo recibe.

El sistema, ¿sólo es para el ámbito hospitalario? ¿Y para el domicilio? De momento, este sistema es sólo para uso hospitalario y supervisado por un médico con formación en tratamiento del dolor, que es quien lo prescribe.

¿Qué formación se le da al paciente que va a recibir esta analgesia? Se entrega al paciente información impresa explicando en qué consiste el sistema y cómo se utiliza. El personal de enfermería de Policlínica ha sido formado para colaborar con el paciente en el autocontrol de su dolor, ofreciendo así un sistema que incrementará la seguridad y la satisfacción de nuestros pacientes en su postoperatorio.