- Publicidad -
El Paladar
El Paladar
El Paladar
El Paladar

Originalidad, creatividad, estilo y una buena organización se están convirtiendo en las claves de la celebración de cualquier evento. Al ser una fiesta más personal, la boda es quizá el acto que más exigencias despierta por parte de los protagonistas, pero la sorpresa y las emociones se han convertido en parte esencial de todo evento que se precie.

Los profesionales coinciden en que la elección del lugar es esencial para garantizar el éxito de toda celebración

«La gente quiere hacer cosas especiales, ya sea en una boda o en un evento corporativo, la inauguración de un nuevo hotel o establecimiento, un cumpleaños…», expresa Alexandra, directora de Eventa Ibiza y organizadora de eventos. Cada detalle importa a la hora de planificar cualquier celebración, pero los profesionales reconocen que en las bodas las expectativas son todavía mayores, y en especial para novios que viajan a la isla desde otros lugares de España o del mundo para dar el ‘sí, quiero’. Y no son pocos.

El sector nupcial debe estar preparado para «casi todo», ya que cada pareja desea una boda muy original

Existen innumerables factores a tener en cuenta a la hora de organizar un enlace, pero muchos coinciden en que la elección del lugar en el que se celebrarán la ceremonia y el posterior banquete es la base del éxito. ¿Y qué debe tener un espacio para convertirse en la elección perfecta? Pues no solo vistas magníficas o un entorno espectacular, sino también un sinfín de características entre las que se encuentran la atmósfera que se respira, la calidad del servicio, las posibilidades de alojamiento en el caso de bodas de novios de fuera de la isla, su flexibilidad a la hora de atender las demandas y deseos de los novios… «Es esencial conocer bien Ibiza para poder adecuarse a lo que los clientes necesitan», apunta Alexandra.

Las Pitiüses ofrecen entornos idílicos para celebrar bodas. GABI VÁZQUEZ
Las Pitiüses ofrecen entornos idílicos para celebrar bodas. GABI VÁZQUEZ

En este sentido, existen en las Pitiüses un sinfín de establecimientos que se han especializado en la celebración de bodas: desde pequeños hoteles rurales a grandes agroturismos, restaurantes situados a pie de mar o en el interior… La mayoría de ellos cuenta con un equipo profesional para atender las demandas de los novios o de los wedding planners con los que trabajan, una profesión en alza dada la alta demanda de bodas que sigue incrementándose año tras año por parte de no residentes en las islas y la dificultad de organizarlas sin experiencia previa.

Preparados para «casi todo»

La diversidad cultural de las parejas que se casan en la isla obliga a los profesionales a estar a la última

La oferta en las Pitiüses se está revolucionando en el campo de los enlaces matrimoniales, aprovechando todo su potencial natural pero complementándolo con servicios adecuados a casi cualquier exigencia. «En la celebración de eventos no hay límites. El único que existe para mí es el respeto (por las leyes, por la naturaleza…), pero hay miles de cosas que se pueden hacer, especialmente en una isla como Ibiza», recalca la directora de Eventa Ibiza.
La fundadora y directora de The Ibiza Wedding Planner, Marina Amorós, destaca la necesidad de «estar a la última en tendencias» para poder ofrecer a los novios un amplio abanico de posibilidades entre las que escoger. Los profesionales relacionados con el ámbito de las bodas deben estar preparados para todo, ya que a la isla llegan personas de muy diversas partes del mundo que, además, suelen ser de un nivel adquisitivo alto y tienen exigencias muy elevadas.

La oferta nupcial está en pleno auge en Eivissa con propuestas variadas y cada vez más especializadas

Muchos profesionales coinciden en que, a día de hoy, no existe una moda concreta respecto a la celebración de bodas, sino que existe mucha libertad a la hora de escoger el estilo. Las bodas blancas siguen siendo una constante en la isla, especialmente cuando el enlace se celebra en la costa y los novios son de otros lugares del mundo. Pero también hay quienes se sienten atraídos por el estilo vintage o romántico, por las bodas ‘hechas a mano’ cuando se celebran en entornos rurales. En este caso, los materiales naturales como maderas, telas de saco y, por supuesto, las flores, no pueden faltar en la decoración. Y velas. Muchas velas