Ad Lib 2016. Photocall Pasarela sábado.
- Publicidad -
El Paladar
El Paladar
El Paladar
El Paladar

Consellera de Interior, Comercio, Industria y Relaciones Institucionales. Hace años que Marta Díaz está completamente volcada en la promoción de la moda ibicenca. «Hay que recordar que es una industria muy importante en la isla», subraya la consellera, que se muestra muy satisfecha con el resultado de la última edición de la pasarela de Moda Adlib. Este año, los desfiles se han desarrollado en dos jornadas: moda ‘made in Ibiza’ y el más puro Adlib. Díaz destaca la gran presencia de esta cita en los medios nacionales.

—Tras muchos meses de preparativos, y ya finalizada la pasarela de la Moda Adlib 2016, ¿qué valoración global puede hacer?
—La valoración es muy positiva, a pesar de que yo soy muy exigente y autocrítica. Creo que todo quedó muy bien. Estoy recibiendo muchas felicitaciones. Pero hay que recordar que yo solo soy la cabeza visible. Todo ha sido posible gracias al equipo del departamento de Industria ayudado por la Fundación Turística, Fecoef, a todo el equipo de comunicación, a Toni Riera, que hizo una decoración chulísima, a la Escola d’Arts y, sobre todo, a los diseñadores. Mucha gente se ha involucrado, es muy bonito.

—¿Qué respuesta han tenido los diseñadores en esta ocasión?
—Todos los diseñadores se han volcado y han creado colecciones de mucho nivel. Estoy viendo ya lo que ha salido en prensa nacional y todos hacen muy buenas críticas, sobre todo del último día. La pasarela fue in crescendo: el Ad Talent el primer día, el ‘made in Ibiza’ el segundo, y el Adlib puro el tercero. Yo estoy muy satisfecha.

—¿Considera que ha sido un acierto celebrar en total tres días de desfiles?
—Yo creo que sí. Antes había el día de los jóvenes, y un día más de desfile. Creo que ha estado bien separar el ‘hecho en Ibiza’ con el Adlib puro, pero también he de decir que con la cantidad de diseñadores que desfilaron se hubiera hecho muy largo. De hecho, el primer día, con 14 diseñadores, se hizo un poco largo; el segundo, con 12 creadores, fue más dinámico.

—¿Conocía las colecciones antes de ser presentadas sobre la pasarela?
—Había visto alguna cosa. El día antes de la pasarela del sábado, por ejemplo, vi cómo probaban a una de las modelos uno de los corsés de Maya Hansen con las joyas de Elisa Pomar y me quedé estupefacta. Maya Hansen había destacado ya en la Fashion Week de Madrid, y la verdad es que no me extraña. Todo el mundo la admiró.

—¿Qué otras prendas o momentos del desfile Adlib destacaría?
—Presentaron vestidos muy bonitos Vintage, Luisa Tur, Ibimoda, Tony Bonet… ¡Tony Bonet, por favor, qué puesta en escena! Cuando salió Clara Alonso con el primer vestido conjunto de Tony Bonet… ¡fue impresionante! La súper falda de Piluca Bayarri, el último vestido de Charo Ruiz… Dira Moda le gustó mucho a Eugenia Silva. Todos tenían cosas muy espectaculares. Había un nivel altísimo.

—Y con la presencia de modelos como Clara Alonso y Sheila Márquez.
—Sí, fue impresionante. También fue genial contar con Cayetana Guillén Cuervo como presentadora en la pasarela del sábado. Espectacular. Pero también estuvo muy amena la presentación de Tita Planells y Juan Antonio Torres.

—¿Qué invitados destacaría?
—Vinieron actrices como María León y Olivia Molina, que está muy vinculada a Ibiza. Me dijo que nunca había ido a la moda Adlib, y que le encantaba. Ella vino de la mano de Evitaloque puedas, de Eva Merino, cuya colección sorprendió mucho también.

—Tuvo a Eugenia Silva sentada al lado en uno de los desfiles, ¿qué le comentó de la pasarela?
—Eugenia Silva, todo un icono de la moda, me decía que lo que estamos haciendo es espectacular, que es la moda de Ibiza, que hay que apoyarla… Y se ofreció para colaborar en lo que necesitáramos. La verdad es que cuando le pedimos que fuera madrina, también aceptó encantada.

—¿Qué destacarías de los desfiles del ‘hecho en Ibiza’?
—A mí me gustan todos, no voy a decantarme por ninguno. Pero tú tienes un World Family, que cerró la pasarela, con aquello tan colorista, una Beatrice San Francisco que hace hombre y mujer, Ariana Ferrer, que hace unos collares maravillosos que ha lucido Lara Álvarez en el programa ‘Supervivientes’, Giampaolo Giardina que tiene estas joyas tan preciosas, y su biquini joya. También Nanou Coutur, que desfiló por primera vez en la pasarela de moda sostenibles que hicimos, y Juanjo Oliva por ejemplo me dijo que le había encantado su colección. Todos se han dejado la piel.

—¿Qué hay de los jóvenes talentos, tanto de Eivissa como de Balears?
—Mucha gente decía que la colección que salió de la Escola d’Arts estaba prácticamente a la altura de los diseñadores principales. Y el concurso Ad Talent… Lorena Sánchez, la chica que lo ganó, presentó una colección buenísima. Juanjo Oliva se la lleva un año de prácticas. Él era el presidente del jurado, y se puso muy contento cuando ganó esta joven diseñadora porque le gustó mucho su colección. Cosas de lino, muy sencillas, unas líneas muy puras…

—La puesta en escena fue espectacular.
—Fue impresionante. Juanjo Oliva, mira si estará cansado de ver desfiles, me dijo literalmente que técnicamente la pasarela era «una pasada». Cuando acabó el último desfile, Toni, el responsable del equipo de Fecoef, me dijo que había ido un chico que creían que era de TVE, que les dijo que estaba cansado de ir a premios, a los Goya, a pasarelas… y que lo que habían hecho ellos esa noche había sido espectacular.

—El decorador Toni Riera hizo bien su trabajo, ¿piensan volver a contar con él en la próxima edición?
—Lo que Toni hizo fue una pasada. Empezaron a montar el fin de semana anterior a la pasarela, y fue un trabajo muy artesanal. A Toni Riera le dije: «Ya puedes pensar en lo que vas a hacer para el año que viene», y me respondió: «Ya lo tengo pensado».

—¿Qué hay de la cara más industrial de la moda?
—Hay gente que entiende la moda como una frivolidad, pero no hay que olvidar que es una industria. Hay que dejarlo claro. Aquí no solo vivimos del turismo. Hay una historiadora que está preparando un libro de Adlib, y me ha confirmado que hay documentación que indica que hubo hasta 3.000 cosedoras de Adlib en la isla. Todos los diseñadores que desfilan tienen sus talleres en Ibiza, hacen las cosas aquí, por lo que también dan trabajo en la isla.

—¿Cómo se aprovecha la pasarela para dar salida comercial a las colecciones?
—En esta edición se invitó a dos clientes por diseñador, porque al fin y al cabo los clientes son los que compran. Fiona Ferrer, por ejemplo, que trabaja en el Corte Inglés, me comentó que a ver si después de Adlib podíamos hacer alguna colaboración. Hoy en día la única que tiene corner en El Corte Inglés es Charo Ruiz; estaría genial hacer algo conjunto de Adlib, con más diseñadores. Yo soy consumidora de moda Adlib, y muchas veces me contactan por Facebook para preguntarme dónde pueden comprar alguna prenda, y a veces se quejan al no poder adquirirla, por ejemplo, en Madrid. Con este tipo de colaboraciones podemos fomentar que Adlib llegue a más lugares.

—¿Cómo se viven los días previos a la pasarela?
—En los días previos hay muchísimos nervios, de todo el mundo. Hay muchos imprevistos de última hora que hay que ir resolviendo sobre la marcha. Pero he de decir que, tras tantos esfuerzos, ver tan buenos resultados ha sido genial. Fue para mí muy emotiva la fotografía de todos los diseñadores sobre el escenario.

—¿Qué hay del futuro?
—Queremos impulsar un patronato de la moda, estaría genial. Y respecto a la pasarela de 2017, ya empezamos la ronda de reuniones para ver qué podemos mejorar. Nos ponemos en marcha.