Sa Brisa estrenó en 2015 su servicio de catering, que lleva su alta cocina creativa a todo tipo de celebraciones.

El éxito del concepto gastronómico del local, que aúna los productos más selectos con técnicas culinarias de vanguardia. «Buscamos ser distintos, únicos con la comida pero también con la ambientación», explica Pere.

Y lo consiguen, para satisfacción de los clientes. Y es que, además de presentar un sinfín de bocados de alta cocina, el equipo de Sa Brisa Catering se encarga también de la decoración de cualquier espacio, consiguiendo que novios e invitados se trasladen a un mundo mágico que despierta los cinco sentidos. Sabores, aromas, texturas y todo tipo de detalles ornamentales convierten este día en una experiencia gastronómica de altura.

El chef ejecutivo y socio, Gonzalo Aragüez, fue parte esencial del proyecto Sa Brisa y es una pieza fundamental en el servicio de catering. Su experiencia y formación le permiten elaborar desde menús temáticos hasta estaciones gastronómicas de cualquier parte del mundo. Él y todo el equipo han conseguido que Sa Brisa sea uno de los pocos restaurantes mencionados en la Guía Michelin desde su apertura en 2013. Sa Brisa también está presente en Madrid desde el año 2018, con restaurante y catering.