¿Recogido bajo o trenza?

Muchas flores, pero sobre todo elegancia y comodidad en las tendencias de este 2018

Ester Vila
60

Cuando una mujer se arregla, uno de los puntos en los que más se centra es el pelo. Ondulaciones, alisados con planchas, tirabuzones o recogidos casuales son algunos de los trucos que se practican en casa.

Una modelo posa durante la Ibiza Bridal Week 2018. foto: juan suárez
Una modelo posa durante la Ibiza Bridal Week 2018. foto: juan suárez

Año tras año, las tendencias en peluquería toman las calles con cambios en el corte de la melena, nuevos rubios o flequillos que van y vuelven en función de la temporada. Todas, con sus más y sus menos, acaban rindiéndose a alguna de estas modas, pero hay un momento en el que el pelo toma una importancia mayor: el día de la boda.

Es un momento en el que las tendencias callejeras desaparecen y se respira un cierto aire conservador. Ese día, los peinados se vuelven más delicados y románticos. Las novias buscan un resultado que le favorezca el rostro, aguante toda la celebración y vaya acorde al estilo y diseño del vestido.

Ante tal petición, hay tres claros ganadores; los recogidos bajos, las flores, ya sea en forma de diadema o repartidas por el pelo y las trenzas o demás recogidos laterales. Todos estos peinados tienen un factor en común: permiten tener el pelo recogido, no perder la elegancia de que demanda la cita y da una gran libertad y creatividad en el acabado.

Y es que, a pesar de pensar que todos los recogidos son iguales, los profesionales y expertos del mundo de la peluquería y el estilismo dan rienda suelta a su creatividad para conseguir que, a pesar de ver muchos peinados nupciales con flores, con trenzas o con recogidos bajos, ninguno es igual.