Un lugar privilegiado como los acantilados y la Cala de Sol d’en Serra se merece un lugar exclusivo como Amante Ibiza. Situado entre Ibiza y Cala Llonga se trata de un lugar perfecto para disfrutar desde la mañana a la noche.

A primera hora, los desayunos saludables con zumos naturales recién exprimidos, fruta fresca, cereales, huevos y bollería integral recién horneada suponen un buen comienzo, sobre todo para quienes participen de las sesiones de yoga que organiza Amante varios días a la semana.

A mediodía y por la noche se impone la gastronomía de estilo mediterráneo con toques de autor, donde no faltan los pescados, mariscos, pastas y ensaladas, además de los productos ecológicos recién llegados del huerto propio.

Las vistas son increíbles y la atención, en todo momento, exquisita.
Una excepcional manera de disfrutar de este entorno es tumbado en una hamaca o en uno de los sofás que jalonan el espacio.

Comer a cualquier hora y tomar un sabroso cóctel es una experiencia inolvidable que todo el mundo debería probar.