La Real Academia de la Lengua Española define un chiringuito como ‘un quiosco o puesto de bebidas al aire libre’. Dificilmente se encuentra un sinónimo a esta palabra que ha cambiado su significado real con el paso del tiempo y las modas. Los chiringuitos de Ibiza y Formentera han jugado un extraordinario papel en el conocimiento y difusión de la gastronomía pitiusa, además de haber contribuido al relax y deleite de reuniones familiares, amigos y hasta de negocios a orillas del mar.

Muchos de los ahora famosos chiringuitos de playa han sido negocios familiares donde el abuelo pescaba, el hijo dirigía el local o comedor playero, la madre y la abuela cocinaban y los hijos ayudaban en el servicio de trato amable y espontáneo. Con la llegada del lujo muchos se han reconvertido en restaurantes de moda, pero algunos conservan aún la esencia vital de su formula original y mantienen el ambiente de playa o costa, al tiempo que mantienen vivas las recetas de la abuela o los tradicionales arroces, bullit de peix, pescados al horno, cazuelas de marisco y otras delicias naturales del mar pitiuso. Habría que rendir homenaje a los chefs y propietarios que mantiene la esencia del ‘chiringo’.