Una refrescante coctelería que se sirve en la mesa o en la zona de hamacas. Foto: Sergio G. Cañizares

A solo un paso del cristalino Mediterráneo, manteniendo la esencia del chiringuito de toda la vida, el restaurante Tropicana propone una gastronomía tradicional a la que añade platos llenos de creatividad. Situado en la magnífica Cala Jondal, es una opción más que recomendable que encanta a los residentes en la isla.

Desde las diez de la mañana es posible disfrutar de unos zumos naturales recién exprimidos (de frutas y verduras), cafés y otras propuestas para desayunar. A mediodía, los clásicos como la paella, arroces de estilo mediterráneo o pescados de la isla son los preferidos por los comensales, que pueden comenzar con recetas más frescas como el tartar de atún, ensalada templada de pulpo o unas ricas vieiras con puré de manzana, entre otros caprichos.

Tomar un cóctel al atardecer completa la experiencia en este restaurante, uno de los establecimientos playeros con más historia de toda la isla.