El dj y productor musical Alan Fitzpatrick comenzó su carrera en 2008 con temas publicados en su propio sello: 8 Sided Dice Recordings. Su nombre comenzó a sonar como uno de los mejores newcomers y los sellos de todo el mundo empezaron a llamar a su puerta. Desde entonces y hasta ahora, este gran músico no ha dejado de crear. En 2009 empiezó a trabajar en Drumcode Records, junto a Adam Beyer, firma que le proporcionó la oportunidad de darse a conocer a nivel global. Su estilo se encuentra entre el techno y el house y sus tracks son pinchadas por muchos de los dj más conocidos del planeta.

¿Cómo y cuándo fue tu primer contacto con la música electrónica?
Cuando tenía alrededor de 13 años mis amigos y yo comenzamos a escuchar música electrónica. Fue en el año 1996, más o menos. Muchos de mis amigos tenían hermanos y hermanas que iban a raves y grababan la música que allí se ponía, así que empezamos a intercambiar cintas. Recuerdo que no dejaba de escucharlas día y noche en el Walkman, fue una manera muy intensa de descubrir la música y a los diferentes dj.
Viviste el boom de este estilo de música en Inglaterra, ¿cómo fue?
Desde los 16 años mis amigos y yo comenzamos a ir a clubs como Slinky en Bournemouth, que está cerca de Southampton, para ver a los grandes dj de la época como Carl Cox o Mauro Picotto. Cada fin de semana cogíamos el autobús, llegábamos los primeros al club y nos íbamos los últimos. Cada día era una aventura llena de experiencias y gente diferente.Fue un momento muy especial.

Es importante ser paciente, ambicioso, tener un equilibrio y dar lo mejor a la gente en cada sesión

Comenzaste a crecer como dj al poco de comenzar tu carrera, ¿cuál es la clave para alcanzar el éxito?
Bueno, el 2018 es el décimo año desde mis inicios como dj, así que el crecimiento no ha sido en tan corto tiempo. Precisamente creo que ahí es donde radica el éxito, en el proceso. Formarse en un oficio y hacerlo bien, requiere de tiempo y de aprender muchas lecciones a lo largo del camino. Es importante ser paciente, ambicioso, tener equilibrio y dar lo mejor a la gente.

«Cambiar y explorar nuevas formas para llegar a una audiencia diferente es una sensación espectacular»

¿Cuál es tu filosofía como productor?
Siempre he tratado de hacer música que se salga de la norma. Es precisamente esto lo que me entusiasma del proceso creativo: romper los límites y explorar cosas nuevas. Los pintores no pintan la misma obra todo el tiempo, los autores no escriben la misma historia una y otra vez, por eso, en mi opinión, los dj no debemos conformarnos con hacer siempre la misma música. Cambiar y explorar nuevas formas para llegar a una audiencia diferente es una sensación espectacular que me mantiene fresco e inspirado. Nunca me he considerado un purista en este sentido, tengo un gusto muy amplio a la hora de elegir música y no tengo miedo a seguir lo que mi corazón me dice. Además, realmente disfruto del proceso de explorar nuevas direcciones y desafiar las expectativas de la gente. Innovar es algo que busco para no ser monótono pero que, además, forma parte de mí.
¿Qué significa Drumcode Records para ti?
Drumcode ha sido una parte fundamental en mi carrera ya que me ofreció la oportunidad de darme a conocer. No hubiera llegado hasta donde estoy si no hubiera existido esa conexión, por eso Adam (fundador de la compañía discográfica) y yo tenemos un gran respeto el uno por el otro. Él creyó en mí desde el principio y me siento enormemente orgulloso de haber sido una fuerza motriz detrás del éxito que ha tenido la marca durante todo el tiempo que he estado involucrado con ella. Son un magnífico equipo.
¿Qué esperas de esta temporada en Eivissa?
Estoy muy emocionado con esta temporada. Tengo algunas sesiones realmente geniales en Paradise y DC10, así como con Elrow y Do Not Sleep, en Amnesia. Además, estoy organizando una fiesta en el barco We Are The Brave para el 11 de julio. Estaré en Eivissa casi cada dos semanas desde ahora hasta finales de octubre y eso me encanta. La isla es muy especial para mí, ya que he estado viniendo de visita todos los veranos desde que tengo 16 años. Siempre que vengo siento un zumbido especial que me ayuda a relajarme. La energía que se siente aquí no se siente en ningún otro lugar.