Ilusionista.  (1985) Nació en un pequeño pueblo de Buenos Aires, Argentina. Nieto de artistas, realizó sus primeros pinitos en el circo pero cuando un libro de magia cayó en sus manos todo cambió. Di Giacomo es reconocido mundialmente y entre su público se encuentran actores, ‘celebrities’, familias reales, cantantes, etc. Ibiza es la cuna de su magia, es aquí donde crea sus ‘shows’ y tiene su laboratorio.

Lucas Di Giacomo es mucho más que un mago, la magia vive bajo su piel. El ilusionista argentino que recientemente ha cumplido 31 años es reconocido en todo el mundo gracias a la excelencia de sus actos. Di Giacomo se ha convertido en uno de los magos preferidos de las celebrities. Sus números se han visto en escenarios de París, Nueva York, Dubai, Las Vegas… pero es en Ibiza donde Di Giacomo encuentra su inspiración, su retiro creativo y tal y como él mismo describe «uno de los lugares con más magia del mundo».

—¿Cree en la magia?
—La única forma que tengo de explicar cómo o por qué he llegado a ser lo que soy es con la existencia de la magia verdadera. Recuerdo como si fuera ayer cuando actuaba por propinas en el Parque del Retiro de Madrid, de repente, y como por arte de magia, todo se transformó. ¿Suerte? ¡No! magia verdadera.

«El nuevo espectáculo pondrá sobre el escenario actos que esperan su debut durante años»

—¿Cómo sabe una persona que quiere ser mago?
—La magia siempre ha formado parte de mi vida, soy nieto de artistas de circo y lo llevo en mi ADN. Desde niño supe que quería formar parte de este mundo y por eso, estudié magia en Argentina. Mi viaje a Europa con 17 años terminó por enseñarme todo lo que necesitaba para saber que la magia está dentro de mí. Pero con el tiempo descubrí que esa magia verdadera no está solo en los magos, está dentro de todos nosotros, si creemos en la magia entonces la encontraremos.

—¿En qué momento entra Ibiza formar parte de su vida?
—Llegué a Ibiza hace más de 10 años, desde entonces la isla y su gente son mi mayor fuente de inspiración, viajo por todo el mundo con espectáculos que he creado en Ibiza. Para mí la isla se ha convertido en una base de operaciones para mis shows pero sobre todo, es un remanso de paz que me hace desconectar del mundo y conectar conmigo mismo, conectar con esa magia que se esconde dentro de nosotros y está esperando a ser descubierta. Aquí planeo los actos, luego esas ideas pasan a manos de los ingenieros en Las Vegas que fabrican las ilusiones y después de uno o dos años de desarrollo estos equipos están listos para ser enviados a través del océano a Ibiza donde comienzan las etapas de ensayos, hasta que finalmente un día ven la luz del escenario para sorprender a los públicos de todo el mundo.

—¿Dos años para conseguir un solo acto?
—En la magia la constancia y el detalle son vitales. Creo que todo es posible, que la magia solo hay que buscarla y que el trabajo lleva al éxito. Me gusta pensar que el esfuerzo da sus recompensas y así lo he vivido yo. Siempre digo que hay una magia verdadera, una magia real dentro de nosotros que tiene el poder de transformar. Algunos lo llaman destino, suerte o casualidad… yo lo llamo magia.

«Ibiza se ha convertido en la base de operaciones para mis ‘shows’. Aquí planeo los actos »

—Actúa para celebrities de la talla de Leonardo DiCaprio, Adrien Brody o hace unos días para Paris Hilton en uno de sus eventos privados con las Magic Girls. ¿Es más complicado sorprender a los famosos?
—No, la verdad es que mi magia no entiende de apellidos famosos. Es cierto que tengo la suerte de poder actuar para muchas personalidades tanto en actos públicos como privados, pero también soy feliz cuando mi show se abre al gran público. Las Magic Girls, modelos que son magas y que forman parte de mi show, y yo actuamos siempre con la misma ilusión. No te voy a negar que tener a Paris Hilton o Leo DiCaprio en nuestro público es un gran honor y un enorme halago, pero mi magia está pensada para enamorar al público que disfruta del show en un restaurante, en su casa, en un barco o en un gran auditorio.

—¿Cómo es un día normal en la vida de Di Giacomo?
— Me gusta desayunar fuerte para poder crear y ensayar con energía. Paso la mayor parte del día en mi estudio, un espacio resguardado, un escondite que tengo en Ibiza y que es el lugar donde preparo mi magia y ensayo mis shows. Una especie de laboratorio. Mi jornada es larga y la dedico por completo a repetir hasta alcanzar el grado de excelencia en un acto, porque como decía Rene Lavand, aquel mago argentino que solo tenía una mano, «la perfección no existe pero sí la excelencia».

«Mi jornada es larga y la dedico a repetir hasta alcanzar el grado de excelencia en un acto»

—Después del éxito de ‘Into the magic’, ¿puede dar un adelanto del espectáculo que tiene preparado para este año?
—‘Into the Magic’ fue un espectáculo que tuvo un gran éxito, un capricho personal con ­­­­­­un concepto muy interesante donde el público y yo nos divertimos muchísimo, pero como me encanta innovar y no me gusta quedarme quieto, este año he creado otro tipo de show, con una magia muy espectacular. Vamos a poner sobre el escenario actos que han estado esperando su debut durante años y creo que ha llegado el momento, para lo cual hemos elegido uno de los escenarios mas mágicos de Ibiza para presentarlos. Pero no puedo desvelar nada aún, en la magia el misterio es primordial. Muy pronto os daré la primicia.

—Si no hubiese encontrado la magia en su vida ¿a qué se dedicaría?
—Me hubiera gustado ser músico o actor, amo la música en vivo y admiro mucho a los músicos. Es por eso que en mis shows siempre hay música en vivo. En lo que representa a la actuación, ¡a quién no le hubiera gustado ser actor! Aunque la magia tiene un componente de actuación muy importante. He hecho mi primera incursión en este mundo con un reality show que presento este verano en también en Ibiza. Estamos terminando de grabarlo y en cada capítulo recorro un rincón de la isla acompañado de un famoso y la magia como hilo conductor. Y respondiendo a la segunda pregunta, no sé si hay algún momento del día en el que deje de pensar en magia, pero además, me gusta mucho disfrutar de la compañía de mis amigos. Cualquier plan con gente divertida y un sitio encantador siempre es un plan mágico.