Tras un para de años de ausencia en los circuitos del techno y el underground en Ibiza, ha vuelto con varias misiones: dar a conocer su nuevo show ‘Close’, presentar la última añada de su bodega Enter.Sake y reinventar la figura del dj, su talento y creatividad con la fusión del hombre y la máquina en la era mas cercana a los robots. Hawtin fue uno de los inventores del techno a finales de los 80, ahora le da un vuelca de tuerca para reinventarlo en el siglo XXI.

¿Su vuelta a la escena ibicenca tiene una razón particular?
Durante muchos años Ibiza ha sido un lugar muy especial para mí. Durante una época muchos de nosotros vinimos en búsqueda de expresión, libertad y música. Después pasamos a otro nivel cuando empezamos los shows de Enter, Enter se paró pero supuso unir mis dos pasiones: la música y el sake. He vuelto ahora para tener más tiempo y estar más relajado. He tenido la oportunidad de pinchar en algún Cocoon, organizar la cena de Enter.Sake en Coricancha y pinchar en otros sitios como en Blue Marlin Ibiza. He encontrado el equilibrio para estar más relajado y disfrutar de estos eventos y disfrutar de la gente alrededor mía y la isla.

Richie Hawtin ante un cartel de su marca Enter.Sake, la bebida japonesa que promociona por todo el mundo.

Ha descubierto una nueva isla.
En parte sí; teníamos un día libre y fuimos a cenar a Can Domo, tuvimos una velada maravillosa en este lugar nuevo para nosotros. Estuvimos con amigos japoneses y lo pasamos muy bien disfrutando la comida, hablando y bebiendo sake con los dueños del restaurante y el cocinero. Esto para mí es pasar una agradable noche en la isla. Conocer sitios nuevos supone una alegría, y ahora hay tantos restaurantes, chefs y sitios fabulosos por descubrir, que están muy centrados en el producto y los alimentos de la tierra… Es un buen momento para disfrutar de la calidad.

En dos semanas se han inaugurado una docena de restaurantes de lujo en la isla.
Es una locura. He ido a Zela y me encantó, volveremos con mis amigos japoneses y les voy a dejar probar mi sake. Lo mismo que en Izakaya y Mar i Cel en Formentera.

Hablemos de música, su otra gran pasión, ¿cómo ha cambiado su música desde Enter hasta su nuevo show ‘Close’?
En 2012 ya empecé con la idea de Close y el sake, eran dos ideas diferentes y técnicas a la vez, pero no tenía tiempo de hacer las dos cosas al mismo tiempo. Enter tomó las riendas de mi vida y me dio equilibrio para centrarme en otros proyectos que no tenían que ver con ocuparme de otros artistas sino de tener más tiempo para focalizarme en lo que quiero hacer como artista o como intérprete.

«Quiero que el público respete el talento artístico y la calidad que los buenos dj’s promueven»

¿Ahora se siente más intérprete o artista que dj?
Me permite mostrarle a la gente hacia donde puede ir la figura del dj en el futuro y cómo será realmente un dj. La isla vive lo que está pasando en el resto del mundo. Vivimos en un mundo en el que los dj’s se han convertido en los nuevas estrellas del rock y el pop y donde la música electrónica es más popular que nunca. Pero desde que se ha popularizado tanto, siento que la definición y el cometido de lo que es el dj se ha minimizado. La gente piensa que ser dj consiste sólo en estar de fiesta en fiesta o en poner una canción tras otra y eso no vale ya.

¿Hay que redefinir la figura del discjokey o dj?

Creo que sí, porque ser dj supone muchas cosas más, debe estar en un nivel superior de improvisación, creatividad y poner la música sobre un tapiz de manera única y excepcional, sólo para ese momento, como algo nunca visto. Esa es la esencia y el corazón de una buena noche en un club. Considero que el público debe entender lo que cuesta crear esos momentos y sentirlos cuando estás poniendo la música. Tiene que existir un acercamiento durante el espectáculo, por ello traigo pequeñas cámaras alrededor de mi equipo, sintetizadores y diferentes piezas en mi instrumental, para crear nuevas sensaciones delante del público.

¿Quiere enseñar a ser un dj del siglo XXI?
Es una manera de enseñar, educar y entretener al mismo tiempo. Seré sincero a la hora de mostrar cómo llevar a cabo esta misión de mostrar la música electrónica al mundo para que haya más gente que le guste lo que hacemos y conozcan realmente la figura del dj en toda su magnitud. No es fácil entender nuestro trabajo, no se trata de poner las canciones de los otros delante de un montón de gente. Quiero que el público respete el talento artístico y la creatividad que los buenos djs promueven.

¿Esta revolución que propone tiene que ver con el hecho de que todos los jóvenes de hoy quieren ser djs o chefs?
Mucha gente piensa que es una buena manera de ser famoso y ganar mucho dinero simplemente estando ahí de pie bailando un poco y poniendo un par de canciones buenas. Eso es sólo una pequeña parte, pero hay algo más profundo que es lo que yo propongo.

«Utilizo la maquina y la tecnología para que haga ciertas tareas para mi labor como dj»

Ha formado parte del cartel de diferentes festivales y en Coachella ha presentado su nuevo espectáculo ‘Close’ con notable éxito, ¿le gustan más los festivales que los clubs ahora?
He estado en Sonar, ahora voy a Valencia a un festival llamado ‘Medusa’, acabo de regresar del Piknik Festival en Montpellier y hace dos semanas estuvimos en un castillo increíble en Verona (Italia). Es temporada de verano y de festivales y cuanto más grande sea la fiesta, mejor. Lo que más me gusta, ya sea un festival, concierto o actuación es hacer los shows denominados Close ya que se trata de otro tipo de espectáculo más cercano, directo e íntimo.

¿Cómo será la música ‘techno’ y ‘underground’ del mañana?
Es un gran momento para el techno. Hay mucha gente redescubriendo el techno y los sonidos futuristas y mecánicos. El techno es el hombre y la máquina y hay mucho desarrollo por delante, más rápido y más flipante.

¿Explíqueme cómo consigue la espontaneidad y la sincronización que usted propone en sus sesiones?
Esa cercanía, sincronía y espontaneidad es un juego entre el hombre y la máquina. La máquina es la sincronía, utilizo la máquina y la tecnología para que haga ciertas tareas para mí para y lograr que el humano pueda ser lo más espontáneo posible. Hay que preguntarse: ¿En el mundo en que vivimos, cuál es el balance entre lo que sabe hacer la máquina y el ser humano? Ese es un debate muy interesante en la actualidad, se habla mucho de los robots y los puestos de trabajo y la otra pregunta es: ¿Cómo vamos a convivir ahora y en el futuro? En el mundo de los djs esta discusión comenzó hace una década.

«El arte se aprecia con la vista, la música con el oido y el sake con el gusto. Se trata de sentidos y experiencias»

¿El uso de los ordenadores y la futura tecnología cambiará por completo el concepto de un dj?
Muchos comentan ‘si usas ordenadores no eres realmente un dj, o si no remezclas las canciones tampoco lo eres’. Ser dj siempre ha consistido en la simbiosis entre el ser humano y la máquina porque necesitas una mecánica, sea tocadiscos, CD o un portátil. Siempre se ha tratado de elegir los instrumentos y desbloquear las cosas que tenemos en nuestra mente.

¿Si un dj techno normal ya no vende álbumes de qué vive?
Desde los inicios, desde 1990, los djs de música techno y underground han sobrevivido yendo de gira. No ganamos tanto dinero como antes vendiendo música pero este estilo de música gusta a más gente que nunca, la escena de la música electrónica es más amplia de lo que nunca imaginamos y hay más profesionales de los que nunca soñamos. Hemos visto una explosión de la cultura de música electrónica que se sustenta por sí misma. No es una vida fácil, todo cuesta mucho trabajo y esfuerzo.

Antes un dj de renombre, como usted, pinchaba toda la noche. Ahora sólo dos horas y a lo mejor sus fans quieren oírle más. En cambio, el cartel de algunas fiesta tiene decenas de djs, ¿cómo se explica esto?
Es una pregunta muy profunda y hay muchos motivos para ello. Hay más djs que nunca y la gente quiere ver un line-up extenso. En mi caso pincho menos tiempo porque tengo otros proyectos en marcha y tengo más edad, prefiero levantarme por la mañana fresco para hacer un set fantástico y ser capaz de hacer otras cosas. Los tiempos en los que pinchaba toda la noche y me iba a dos o tres after-parties han quedado atrás porque ya no cuadrarían en la vida que llevo ahora.

«la sincronía y espontaneidad es un juego futuro entre el hombre y la máquina»

Lo echa de menos.
No echo en falta esos momentos. Tengo un negocio de sake, estamos distribuyéndolo por todo el mundo y eso necesita que mi cerebro funcione bien durante el día y que por la noche mi mente esté fresca para crear. Se trata de buscar el equilibrio para poder hacer el máximo de cosas que te gustan con la mejor energía positiva posible.

Hablando de sake, usted está involucrado en la producción y distribución de esta bebida por todo el mundo y lo promociona como una bebida alternativa
Enter.Sake es mi pasión y lo trato igual que mi carrera musical. En los comienzos musicales, 1989 y 1990, fundamos una compañía discográfica porque nos encantaba la música techno y durante diez años lo hicimos porque nos encantaba. Veinticinco años después alucinamos de lo que realizamos y conseguimos. Entonces no pensábamos mucho en ello porque nos encantaba, así que simplemente trabajábamos duro y esa es la forma en que planteo la industria del sake ahora. Me gustaría que hubiera más gente en todo el mundo que apreciara el sake ‘Enter.Sake’ pero va a llevar tiempo para que lo prueben, hay que promocionarlo, hablar con el público y contarle lo que es compartiendo esta pasión. Sería muy feliz si pudiera hacer esto otros 25 años.

¿Estas dos pasiones son compatibles para un artista?
No lo sé todo sobre la música techno, todavía tengo mucho que aprender pero tener otra pasión, otro grupo de personas con las que quedar y compartir esta pasión, es gratificante. Pasar una temporada fuera del mundo del techno y vivir dos meses en Japón, es toda una experiencia. He estado cargando el arroz, limpiándolo y filtrándolo durante 18 horas al día, durante semanas. Ha sido un trabajo duro y realmente inspirador ver otro estilo de vida y cómo se dedican en cuerpo y alma a otra cosa complemente diferente a la música, porque ese es su mundo.

Japón siempre le ha inspirado pero ahora se ha convertido en algo más.
Crear algo del arroz es orgánico, ver cómo la meteorología influye en el cultivo y todas esas cosas es algo fantástico. Es algo que reta a mi mente y me hace querer aprender más sobre esa cultura y apreciar todas las partes de la industria de la música, de la que formo parte. Es como el día y la noche, siempre cuando hago la presentación de mi sake ‘Enter.Sake’ digo ‘mi trabajo por la noche es ser dj y este es mi trabajo de día’.

«Hay mucha gente que redescubre el techno y los sonidos futuristas»

¿Mantiene todavía su interés por el arte contemporáneo?
Estoy trabajando en muchos proyectos en los que el arte y la música se unen. Hay exposiciones programadas en Reino Unido y en París para 2019 que me interesan y es importante seguir estas oportunidades. Se trata de aunar diferentes cosas. Cuando tienes la oportunidad de unir a gente creativa de diferentes ámbitos que cree en lo que hacen es apasionante. Me encanta ver la pasión de la gente en sus ojos, las emociones y los sentimientos. El arte es algo que se aprecia con la vista, la música con los oídos y el sake con el gusto, todo se trata de sentidos y experiencias.

¿Sigue invirtiendo en arte?
No tanto como antes pero todavía compro. Depende un poco de lo que encuentre, el precio y el tamaño. Mi pareja es una historiadora de arte, así que vamos a muchas exposiciones y a veces encontramos artistas excepcionales como el coreano Lee Ufan que creció en Japón, es muy minimalista, preciso y delicado.

Hace cinco años promovía el sake en una barra de la discoteca Space y ahora quiere revolucionar esta bebida.
¿Es su nuevo reto?

Los últimos cinco años han pasado muy rápido. Poco a poco la gente empieza a entender que el sake es una bebida que ,al igual que el vino, se puede beber con la comida y no necesariamente con platos japoneses, también se puede beber sake cuando uno sale de fiesta. Hay toda una revolución también en Japón de jóvenes productores y los mismos japoneses son más conscientes ahora del producto que tienen. Al mismo tiempo que se produce este acercamiento de los jóvenes y esta conciencia local en Japón, el mercado internacional demanda más sake. Es el principio de una revolución, los sabores y los tipos de sake que van a venir van a ser como nuevos éxitos de música techno. Están combinando técnicas tradicionales con nuevas por ello el Enter.Sake es muy auténtico.