Dj y productor musical. Steve Angello es uno de los nombres más grandes de la escena dance. El exmiembro de Swedish House Mafia continúa su más que fructífera carrera, ahora en solitario, y está recorriendo medio mundo con motivo del exitoso lanzamiento de WIld Youth, su primer LP. Compositor, ‘disc-jockey’, ‘celebrity’y por encima de todo padre, Steve Angello refleja con su sinceridad a una persona madura y sensata, a la par que cansada, tras más de 20 años estando en primera línea de fuego de la escena electrónica mundial.

Steve Angello es toda una eminencia de la industria house. Este sueco, aunque de ascendencia griega, sigue llenando salas y festivales de todo el mundo. Concede una entrevista a este periódico minutos antes de su actuación en julio en SuperMartXé.

—La primera de sus dos actuaciones en la isla esta temporada.
—Así es.
—La segunda será en el cierre de Big, la sesión de David Guetta ¿Qué espera de este verano?
—A veces es mejor tener menos shows. Todo el mundo que quiere verte va con más ganas a la fiesta. El público sabe los días específicos en vez de estar dividido en muchas fechas. ¡Creo que esto es bueno! Las fiestas de SuperMartXé son siempre geniales, muy culturales, españolas, es importante tocar ante público local más allá de solo  la atracción turística.
—Una pregunta recurrente ¿Qué piensa que está cambiando en la noche de la isla?
—Mucho, creo que a todo el mundo le gusta la música dance hoy en día. Esta es la gran diferencia. Hace 10 o 15 años había una escena mucho más pequeña, no tan global, no se contrataban incluso a artistas tan importantes. Ahora se está volviendo todo mucho más grande, como los primeros días del rock ‘n’ roll. Aunque creo que tuvimos un pico enorme el año pasado y ahora estamos bajando un poco. Ahora el mainstream… Yo siempre digo que el mainstream es como la puerta de entrada a cualquier nivel. Es como el McDonald’s, es el primer restaurante al que vas cuando eres niño y luego cuando te vas haciendo mayor te vas volviendo más aventurero. Entonces empiezas a mirar cosas especiales de comida y empiezas a escarbar en cosas más profundas… Y esto es lo que está pasando ahora. Todos los jóvenes conocen la música dance ahora y creo que están empezando a explorar en música más profunda.
—Como una puerta de entrada.
—¡Sí! Uno siempre empieza en algún sitio despacio y descifrando si le gusta algo. Puede que mucha gente esté realmente interesada en la escena techno, y otra mucha gente lo esté en otros subgéneros. Está todo en desarrollo. Pero creo que la escena mainstream es el nivel de entrada.
—Ha sacado este año tu primer disco. Una composición muy original y variada con una mezcla de muchos géneros. ¿Puede ser Wild Youth la publicación en la que se ha sentido más libre en el estudio?
—Siento que cuando haces un álbum tienes más espacio. Puedes experimentar e introducirte en lugares en los que nunca has estado. Esto es realmente importante, abrir tu mente y tus vibraciones… En general, siempre digo que no eres un artista real hasta que no has hecho tu primer disco.
—Leí que ha escrito todas las letras del disco en relación a episodios de tu vida. ¿Es Wild Youth una especie de autobiografía musical de Steve Angello?
—Sí, lo es. Cada canción tiene algo que ver con un episodio de mi vida. Cada una habla sobre una parte de mi historia. Fue muy difícil de hacer porque es algo muy personal. Te vuelves un poco loco pero después de dos años, lo conseguí.
—¿Hay alguna canción favorita?
—No, todas tienen algo de mí y son diferentes, quería que sonasen distinto pero que hubiese algo que las conectara. Creo que ninguna canción puede existir sin las demás. Para mi es un todo, desde el principio hasta el final.
—Wild Youth está repleto de colaboraciones con otros artistas. ¿Alguna a destacar?
—Cuando hice el álbum quería escuchar a gente a la que apreciase. No se trataba de ser grande o tener muchos seguidores en las redes si no de escuchar una voz que hablase por sí sola, que significase algo para mí.
—¿Alguna colaboración que no haya hecho que le encantaría hacer? Real o irreal
—Prince, sin lugar a dudas.
—Hablando en futuro ¿Para cuando un nuevo álbum?
—De hecho ya lo he empezado, incluso antes de haber terminado el primero. Se trata de un nuevo concepto que verá la luz el año que viene.
—¿Cómo de difícil es aguantar en la primera línea de la industria musical tantísimos años?
—Para mí, creo que lo importante es evolucionar, incluso las canciones cambian, las sensaciones… Es realmente importante porque los fans crecen. Si hace años tenías un seguidor que ahora ha crecido, quieres seguir manteniéndole a tu lado. El problema que veo está en los artistas es que cambian su música en función de lo que quieren oir las nuevas generaciones, perdiendo así a los antiguos seguidores. Hay gente ahora, incluso los más grandes, que cambian su estilo de música radicalmente para seguir estando de moda.
—Una especie de artista ‘caza tendencias’.
—Sí, pero no son artistas reales. Lo mismo ocurre con la moda o la comida, no eres un diseñador real a no ser que realmente hayas innovado en algo. O con respecto a la comida, alguien tuvo que descubrir ese sabor que luego todos quieren copiar. Así es como funciona todo en la vida. La música dance ha cambiado mucho en los últimos cinco años por que ahora todos quieren estar en lo más alto y por ello ves a artistas girando siempre de derecha a izquierda sin un camino claro. Es como si Cristiano Ronaldo empezara a jugar al baloncesto mañana porque está de moda, para mi es lo mismo con la música.
—¿Steve Angello se define aún como Progressive House?
—Claro, con un giro. Aun es el mismo estilo Progressive al construir las melodías y conducir la canción. Al final del día cuando escuchas algo si te gusta te tiene que generar sentimiento igual que si escucharas una canción hace cinco años. Yo no me levantaré mañana y comenzaré a hacer un álbum de rap solo porque el rap se haya popularizado mucho. Tienes que ser fiel a ti mismo, a lo que siempre has hecho aunque puedes tener influencias y es muy bueno tenerlas. He trabajado con artistas de muchos estilos pero es importante no perder tu esencia.
—¿Cómo se ve dentro de 20 años?
—Retirado (risas). Tengo 34 años y empecé muy joven. Mi primer show internacional fue con tan sólo 15 años por lo que considero que tengo una carrera larga. Haré música hasta que muera pero hay que ser muy selectivo con las actuaciones. No todos los días voy a actuar en un club, hay que seleccionar bien el momento o el público. También hago producciones propias y grandes actuaciones pero aun así lo medito todo mucho.
—¿A veces piensa en tomarse un descanso?
— ¡Todos los días! (Risas) Tengo hijos, dos niñas, y ahora tengo que cambiar mi verano porque la mayor comienza el colegio y tengo que tomar un descanso para comenzar las clases con ella. Si tengo que estar fuera dos semanas las llevo conmigo o si puedo tener menos volumen de trabajo lo hago. Yo elijo mis actuaciones. Y por supuesto  no es un tema de dinero, es más una cuestión de disfrutar de la música, del trabajo y del público.