– ¿Cómo se plantea la temporada?
Es un año interesante, el previo a los grandes cambios. Se nota el sentimiento de que es el último año de Space. Además de Ants, donde estaremos un año más, era lógico que estemos en Space también. Fue el primer sitio en el que pinché en la isla, y me hace mucha ilusión estar allí.

– Hablando de Space. ¿Qué imaginas que puede pasar?
Prefiero no esperar nada, aunque si es cierto que los cambios siempre son para mejor. No podemos anclarnos en el pasado y debemos afrontar lo que venga. Habrá a gente que le guste y a la que no tienes mucha más oferta.

“Los cambios son a mejor. No podemos anclarnos en el pasado, debemos afrontar lo que venga”

– ¿Un rincón especial de la isla?
Me encanta el sol pero no la arena, no soy muy de playa, así que en Eivissa me encanta ir a comer. Hay lugares increíbles y sobre todo me gusta poder disfrutar un buen melón con jamón, cultivado aquí, o pescado autóctono de la zona que tiene un saber espectacular. Esto es la magia de la isla, juntarte con la gente de aquí y sentirla, no sólo ir a Es Vedrá. Y eso es Ibiza, energía.

– ¿Y la zona norte?
Me encanta. La noche es solo una pequeña parte de la isla.

Uner, en una imagen de prensa.
Uner, en una imagen de prensa.

– Y si hablamos de gastronomía propia de la isla…
La primera vez que vine lo primero que hice fue comerme un Bullit de Peix en el restaurante de unos amigos. Increíble, y aunque me encanta la carne, cuando estoy aquí me decanto por fruta y pescado.

“Un artista cobra 100.00€ por noche, viaja en jet privado y dice que es underground por pinchar en vinilo”

 Volviendo a la música ¿En que ha cambiado la isla desde tu primera vez? 

Eivissa cada vez es más grande. Todo el mundo quiere venir a tocar aquí, todo el mundo conoce la exposición que hay aquí y no solo disc-jockeys. Esto tiene una parte buena y una mala. La mala es que se masifica y empiezan los problemas del ego. Todo el mundo quiere venir a hacerse grande, y yo, personalmente, solo vengo a dar las gracias a la música por lo que la música me ha dado a mi.

– ¿Y si hablamos de underground?
Se ha pervertido mucho. Se habla de su diferencia con el comercial y el underground no existe. Ahora un artista cobra 100.000€ en una noche, viaja en jet privado y dice que es underground por pinchar en vinilo. ¿En serio? Ahora ya somos blanco o negro, underground o EDM. Hay demasiada demagogia.

– Acabas de estrenar Solar Distance, nuevo sello como plataforma de nuevos talentos.
Sí, siempre dije que tenía muchas ganas de un proyecto así. Me encanta la idea de dar plataforma de difusión a nuevos artistas que no tienen medios. Quizás un poco quiero hacer con el sello lo que no han hecho conmigo. Y no es una venganza, es solo demostrar a la gente que las cosas se pueden hacer de forma diferente. No tienes por qué morirte esperando una respuesta a una demo.

“No tienes por qué morirte esperando la respuesta de un sello a tus demos”

 

 

 

 

– ¿Solar Distance siempre responde a las demos?
Sí, yo o Michele, mi label manager, siempre contestamos. Yo mismo me encuentro a veces con esa falta de educación de grandes que se piensan que por llevar una túnica y decir que van a Tulum tienen permiso para no contestar a nadie. No pueden vender la película de que todo por la música y si no eres el colega que se va de after, el amigo que le lleva a pinchar…. No te escuchan las demos. Y a mi ya en este punto me da un poco igual, pero la gente que está empezando que tiene ilusión por sacar en esos sellos, o al menos recibir un feedback para ver si van por el buen camino. ¿Por qué no pueden dárselo? Luego piden que les compren los tickets para que les vayan a ver. Es una actitud de farsante.