Café Sidney está situado en la Marina Botafoch del puerto de Ibiza. Disfruta de una localización privilegiada y unas vistas a Dalt Vila que dejarían a cualquiera boquiabierto. Abierto cada día desde primera hora de la mañana, es el lugar de elección de los más sibaritas para comenzar el día, o terminar la noche, con un delicioso desayuno escuchando música chill-out. Su amplia variedad de cafés y sus tartas de queso y brownies caseros son irresistibles.

Café Sidney también ofrece una variada selección de vinos.

EL PUNTO DE ENCUENTRO IDEAL PARA DESAYUNAR Y PARA QUEDAR ANTES DE IR A BAILAR

La cocina permanece abierta ininterrumpidamente hasta la medianoche y la música que acompaña durante la comida y la cena suele consistir en una exquisita selección de jazz.

El interior del restaurante es realmente acogedor.

El chef alemán Andreas Winkler y sus ayudantes italianos elaboran una gran cantidad de platos de fusión italiana y asiática, entre los que sobresalen el steak-tartar, los linguini con langostinos ibicencos, la ensalada de queso de cabra ibicenca, el solomillo de ternera argentina, las costillas de cordero y pescados del día.

La noche es joven

Un cóctel muy refrescante.

En las noches de fin de semana, la barra del Café Sidney permanece abierta hasta las tres de la mañana, lo cual también lo convierte en el punto de encuentro ideal donde quedar para tomar la primera copa antes de ir a bailar. Podrás disfrutar de bebidas de las primeras marcas y cuentan con una amplia carta de cócteles, algunos exclusivos de la casa, como el Oaxaca Espresso y el Ginger Caipiroska que son los más demandados. Durante estas horas de la noche la música es algo más animada, aunque no es en absoluto un lugar donde ir a bailar.

Eventos y celebraciones

En Café Sidney también es habitual que tengan lugar comidas y cenas de empresa así como reuniones y celebraciones en grupo de acontecimientos como bodas, bautizos o comuniones.