La terraza es ideal para disfrutar del sol del otoño. GABI VÁZQUEZ
La terraza es ideal para disfrutar del sol del otoño. GABI VÁZQUEZ

El ritmo de la isla ha cambiado y con él nuestra forma de disfrutar de nuestro tiempo. Otoño invita a la relajación y a disfrutar de la calma que deja el fin de la temporada. En este sentido, Café Sidney ofrece cada domingo con su brunch la oportunidad de disfrutar de su cocina de forma pausada, sin prisas, en un lugar privilegiado junto a los barcos amarrados, con vistas a Dalt Vila y abierto a un cielo que algunos días de noviembre ofrece auténticas maravillas.

Los jueves Café Sidney celebra sus noches temáticas con un gran bufet de cocina internacional

La mejor bollería recién horneada, muesli, tostadas, quesos y embutidos, fruta fresca y zumos para disfrutar sin prisa desde las 10 de la mañana y hasta las cuatro de la tarde. Además, a la una se incorporan al bufet dos platos calientes para completar una gran comida.

Por otro lado, Café Sidney ofrece un menú mediodía, entre las 12 y las 16 horas, con cinco primeros y cinco segundos a elegir y los jueves celebra noches de cocina internacional con bufet y la mejor cocina de todo el mundo.