Hace ya 50 años que comenzó la historia del Restaurante Cala Martina, uno de los establecimientos más emblemáticos de la restauración local. Situado en la bonita playa que le da nombre, en la costa de Santa Eulària, propone un ambiente muy relajado en el que disfrutar de sabores típicos y unas vistas realmente impactantes.

Una variedad de arroces y paellas se sirven a la mesa elaborados al modo tradicional, despertando los sentidos de los comensales. Sus clientes habituales saben que no pueden perderse su delicioso bullit de peix (uno de los mejores de la isla), así como diferentes pescados frescos cocinados al horno o a la plancha.

El producto local es la estrella en el Restaurante Cala Martina, especialmente en lo referente a los pescados y mariscos. De hecho, el establecimiento posee un pequeño vivero con langostas y bogavantes, y la frescura de sus pescados se puede observar en la vitrina expuesta para que sea el cliente quien escoja su pieza.

Todas estas delicias pueden saborearse durante cualquier época del año, ya que Cala Martina permanece abierto durante las cuatro estaciones. En verano, todos los días de la semana a mediodía y por la noche; a partir de octubre, abre a mediodía.

El entorno que envuelve al Restaurante Cala Martina lo convierte en un lugar perfecto para ir en familia, para disfrutar de un excelente día de playa sin renunciar a la mejor gastronomía local. Además, se sirven cócteles y mojitos que saben todavía mejor en la tranquila atmósfera que se respira en el establecimiento.