Cova Santa es uno de los referentes turísticos de Ibiza. En un espacio abierto situado en un paraje idílico, en el que han experimentado con la música tanto el movimiento hippy, como hoy en día el sonido electrónico más underground, también se puede disfrutar de la gastronomía más exquisita, siendo su restaurante una visita casi obligada, en la que el arte culinario se materializa en forma de los productos de mayor calidad, recién llegados directamente al plato.

Incursiones en la cueva
Tras una exquisita cena, es difícil resistirse al deseo de adentrarse, mediante visita guiada, en la cueva que da nombre al restaurante, y que durante siglos fue refugio de piratas. Su acceso es una fisura que se abre en la montaña dando lugar a una gruta por la que se accede a la gran cueva de más de 25 metros de profundidad, que fue descubierta en el siglo XV.