Buscando las razones de los ‘line ups’ kilométricos de los clubs

Pese a la menor duración de las fiestas, los promotores siguen apostando por carteles con formato de festival

Guadalupe Revuelta

line ups¿Alguna vez se ha preguntado por qué, pese a las restricciones horarias y en consecuencia noches y fiestas cada vez más cortas, los line ups que proponen clubs y promotores siguen siendo entes mastodónticos que la vista no alcanza a entender?

Detrás de este fenómeno, en absoluto nuevo pero quizá actualmente con menos sentido que nunca, pueden encontrarse razones lógicas como el efecto multisala de la mayoría de los clubs de la isla, con el desaparecido Space y sus seis salas como mejor ejemplo de una época dorada en la que fiestas como We Love Sundays ofrecían sesiones ininterrumpidas de hasta 20 horas, convirtiéndolas en auténticos festivales. Una fórmula que, más bien por negocio que por nostalgia, sigue imperando en la escena del entertainment local aún cuando la duración estándar de una fiesta no supera las siete horas. Atraer al mayor número de público posible con line ups con formato de festival en el que una superestrella sigue a otra superestrella y así sucesivamente parece ser el camino más transitado para el éxito, aunque los resultados no lo confirman así.

«La mayoría de los djs actualmente no aceptan sets superiores a dos horas», explica una de las voces expertas del negocio en la isla, David de Felipe. «Cuando se solicita a un dj para una sesión más larga, de tres o cuatro horas, los cachés suben meteóricamente hasta cifras inasumibles», concluye. Una situación o tendencia imperante en el último lustro que explica porqué solo aquellos djs que son a su vez promotores de sus propias fiestas, como Sven Väth, Marco Carola, Hot Since 82 o Solomun, deleiten al público con viajes musicales y saca a la palestra a una de las figuras, en términos artísticos, más perjudiciales de la industria: la del booker o agencias de booking, un player reciente que ha adquirido en una industria globalizada un gran poder, hasta el punto de determinar quién, cuándo y dónde deben pinchar sus representados, que en la actualidad abarca al 99% de los djs.

‘Flyers’ de distintas fiestas esta temporada con carteles que presentan numerosos djs invitados.

Los booker son los nuevos comerciales o sales manager de la noche y, como tales, no solo trabajan por objetivos de cantidad y no calidad, bookeando a sus djs cuanto más mejor sin priorizar la trayectoria o reputación del destino o club, sino que también explotan la fórmula del pack, un sistema que ofrece condiciones de contratación ventajosas para los promotores y las salas y que en ocasiones es requisito imprescindible para poder acceder a los djs top. Así las cosas, cabe esperar seguir asistiendo de momento a esta sucesión de trailers electrónicos acelerados.