El artista de Barbados volvió por una noche al vinilo. GABI VÁZQUEZ
El artista de Barbados volvió por una noche al vinilo. GABI VÁZQUEZ

Los finales, en numerosas ocasiones, suelen ser crudos, fríos o dolorosos. En el caso de la dualidad Carl Cox-Space, es difícil catalogar lo que supone para el mundo la ruptura de esta unión ya intrínseca a la historia del entretenimiento nocturno de Ibiza. Como ya se venía avisando durante muchos meses, la carrera de Carl Cox en Space, con más de quince años a sus espaldas en el club de Platja d’en Bossa, llegaría a su fin el 20 de septiembre. Y eso fue lo que pasó. El artista de Barbados hizo sonar por última vez el sonido funktion-one de Space -al menos bajo su residencia, este domingo Cox pinchará por última vez en la closing fiesta del club-.

La terraza también se llenó hasta el último rincón. GABI VÁZQUEZ
La terraza también se llenó hasta el último rincón. GABI VÁZQUEZ
Carl Cox realizó una sesión maratoniana de más de diez horas en la sala principal del club

En los días grandes de la historia se han respirado climas diferentes, de sentir que estás escribiendo una pequeña parte de la historia, y una minúscula parte, concretamente, del último capítulo de una de las mayores leyendas que ha dado la música electrónica en uno de los mayores templos donde adular a todos esos Dioses entre los que Carl es uno de los más aclamados.

Una gogó baila durante la noche. GABI VÁZQUEZ
Una gogó baila durante la noche. GABI VÁZQUEZ
El de Barbados alternó música actual en formato digital con los vinilos que le lanzaron a la fama

Ese fatídico o idílico 20 de septiembre fue completamente diferente. Desde el mediodía, a más de ocho horas de la apertura de la discoteca, se podía observar cómo un grupo de una docena de personas hacía ya cola para poder acceder a la que sería «la última cena» del famoso dj con los suyos. Y es que el menú del banquete prometía y mucho. El de Barbados actuaría , presumiblemente, durante más de ocho horas en la sala principal de Space sin dar el relevo a absolutamente nadie. Los famosos «Oh yes! Oh yes!» sonarían durante una set maratoniano y es que, para sorpresa y deleite de los más veteranos o nostálgicos, lo haría combinando tecnología digital con los vinilos que le lanzaron a la fama hace ya más de dos décadas.

El público se entregó desde primera hora en la última sesión de Carl Cox en Space. GABI VÁZQUEZ
El público se entregó desde primera hora en la última sesión de Carl Cox en Space. GABI VÁZQUEZ
Desde el mediodía el público hacía cola para poder hacerse con alguna de las entradas en puerta

La noche comenzaría a primera hora en la Sunset Terrace con música de derroteros tech-house de la mano del back to back entre Popof y Julian Jeweil, dos grandes amigos del grandullón británico. Mientras tanto, el público continuaba entrando en masa al club a primera hora debido primero a que las entradas finales solo se vendían en puerta, y segundo y más importante si cabe, para poder disfrutar del casi infinito set del gran protagonista desde las 10 de la noche.

Muchos ‘flashes’ y móviles durante toda la noche. GABI VÁZQUEZ
Muchos ‘flashes’ y móviles durante toda la noche. GABI VÁZQUEZ

Las últimas 10 canciones de la sesión de Carl Cox:

10. Moby Go 9. Dave Clarke Red 3, The Storm 8. Green Velvet Genedefekt 7. Pan Pot Fugitives 6. A Homeboy Hippie A Hippie And A Funki Dredd Total Confusion 5. Jack Master Bang The Box (Slam Remix) 4. Deetron Photon 3. Joe Smooth Promised Land 2. Ce Ce Rogers Someday 1. The Doors The End

Ya a la hora señalada, Carl Cox se puso a los mandos. El público accedió a la Main Room de Space de forma rápida en cuanto se abrieron las puertas con ganas de coger sitio en el acto final. El de Barbados protagonizó un set con un sonido diferente al que lleva realizando en los últimos años. Los plásticos que sonaron a través del soundsystem de Space dieron un toque retro, histórico y melancólico a una sesión en la que no faltaron los grandes himnos que han marcado la carrera de Carl Cox en el club de su gran amigo Pepe Roselló.

tINI, una de las invitadas al evento. GABI VÁZQUEZ
tINI, una de las invitadas al evento. GABI VÁZQUEZ
‘The End’, de The Doors, fue la despedida perfecta a una noche cargada de emotividad y nostalgia

A medida que las horas iban pasando, el discurso se fue endureciendo ante un público que llenó hasta la última canción Space. Y esas últimas notas vinieron cargadas de emotividad, de tragedia, de alegría, de un cúmulo de emociones enfrentadas bajo la despedida con The Doors y su «this is the end».