El Garden estaba a rebosar para escuchar a Luciano en su tradicional cita anual. Foto: Tasya Menaker

Del mismo modo que no se sabe a ciencia cierta qué fue primero, si el huevo o la gallina, tampoco hay un acuerdo entre los clubbers o la industria acerca de si fue Circoloco quien catapultó a Luciano hasta la fama, o si fue Luciano quien hizo grande a Circoloco. Algo parecido aplica a una larga lista de artistas que a lo largo de los años han experimentado esta sinergia con la fiesta de los lunes por excelencia, y una vez han alcanzado el techo en Circoloco, dejan el nido que les vio crecer y emprenden el vuelo solos. Lo bonito es que la mayoría están deseando que llegue su lunes de gloria para volver a subirse a la cabina de la discoteca de ses Salines, y este fue el caso anteayer de Luciano.