Esta isla no sería lo mismo sin la presencia de Paris Hilton, cinco temporadas la avalan como dj en una de las salas más prestigiosas de Ibiza, la discoteca Amnesia.

Su fiesta Foam&Diamonds ocupa una prestigiosa posición entre las más concurridas del domingo y la polifacética artisca tiene en su palmarés ‘sold out’ tras ‘sold out’ en cada una de sus ediciones, lo cual es difícil de conseguir.
Las colas son interminables desde primera hora de la noche, pues su ejército de fieles sus seguidores la acompañan y siguen allá donde va.

Sus shows son esperados con mucha expectación y Paris está totalmente volcada en su trabajo, pues su objetivo principal es hacer disfrutar al público de una de las fiestas más sexys de toda la isla blanca.

Paris Hilton en su última fiesta del 20 de agosto. Foto: Pablo Dass.

La implicación de la dj es de reseñar, pues a lo largo del verano ha llevado a cabo diferentes actos de caracter altruista destinados a ayudar a los más pequeños.

Por otra parte su trato con los medios es excelente pues siempre dedica un tiempo para atenderlos y ha concedido numerosas entrevistas a nivel nacional e internacional.

A destacar, el rodaje de un documental que se estrenará en Estados Unidos basado en los encantos que tiene esta isla.

La reconocida dj animando a los presentes. Foto: Pablo Dass.

Sin lugar a dudas esta ha sido una temporada brillante y su espectacular show ha tenido colaboraciones musicales estelares y la presentación en exclusiva de Summer Reign, el último trabajo discográfico de la norteamericana, consiguiendo liderar la escena del music entertainment.

En su ADN está escrita la palabra triunfo y así lo quiere demostrar una vez más en la fiesta de cierre de mañana. A partir de la media noche comienza la Grand Finale de Foam & Diamonds, una auténtica fiesta de lujo y espuma repleta de los mejores temas de la escena internacional.

Una sesión repleta de los mejores temas internacionales. Foto: Pablo Dass.

En esta simbiosis que han logrado hacer Ibiza y Paris, no se logra descifrar quién quiere más a quién, pues la artista ha declarado en numerosas ocasiones su amor hacia la isla, «un lugar incomparable a cualquier otro lugar del mundo» o «una isla mágica».

Su esfuerzo se ha visto correspondido por un público que admira su trabajo como dj y también espera volver a verla de nuevo el próximo año en la sala Amnesia.

Ahora solo queda exprimir y bailar como nunca en esta closing party que promete despedirse por todo lo alto.