El enorme escenario instalado en la Terraza recordaba al de un festival. Foto: David Pareja

El gran escenario de BlackOut instalado el domingo, el elenco de artistas que sobre él desfilaron y la tremenda producción artística con enormes pantallas, láser, CO2, pirotecnia, llamas y demás parafernalia, recordaban al de un festival. Sin embargo, los previsibles apagones totales que se produjeron durante toda la noche aportaron al público una experiencia única y nunca vista hasta la fecha en un club.