Los asistentes se entregan al ritmo en el garden.
Los asistentes se entregan al ritmo en el garden.

Circoloco cerró el pasado lunes la temporada en Ibiza. La sesión de los lunes en DC10 ha completado un 2016 de carteles y fiestas inolvidables donde la música sigue siendo un año más, y ya van 17, el leitmotiv principal. Cada primer día de la semana, clubbers venidos de todas partes del globo han acudido a la carismática discoteca en busca de los ritmos y patrones más modernistas y transgresores dentro de una oferta electrónica global carente de imaginación. Y es ahí donde Circoloco destaca, en saber apostar por los nombres más emergentes, además de estrellas establecidos, creando un clima y comunión perfecto entre artista y público.

El club se llenó a rebosar para una gran despedida.
El club se llenó a rebosar para una gran despedida.

El pasado día 10, Circoloco abrió sus puertas con el seguramente menú musical más potente de toda la temporada en la isla. El garden ya desde primera hora presentaba un aspecto perfecto y con David August los primeros de la clase comenzaban a levantar los brazos al ritmo de una música ecléctica emotiva y profunda. Tras él, Apollonia se encargo de subir el nivel a base de groove, patrón que continúo el back to back entre Jamie Jones y Seth Troxler para el delirio general de un garden ya completamente lleno.

Circoloco puso punto final a la temporada.
Circoloco puso punto final a la temporada.

Ya en el interior del club, destacaron en las primeras horas de la madrugada las sesiones de Loco Dice y Luciano. Ambos volvieron a Circoloco, la sesión que a principios de siglo les lanzaría a la fama en Ibiza, tras muchos años de ausencia. A partir de ahí todo fue un carrusel de parajes sonoros perfectos para abducir a unos asistentes que no pararon de mover las piernas al ritmo de titanes como Damian Lazarus, Joseph Capriati, Marcel Dettmann o los increíbles cierres de The Martinez Brothers y Damian Lazarus en la terrace y main room respectivamente.