Ale Zuber ha conseguido lo que parecía imposible de conseguir en la isla.

Este gran artista es el pionero creador de una fiesta dónde reggaetón y hip hop son los protagonistas de cada noche.

Desde que abriese las puertas de su show, I Am A Rich Bitch el año pasado, no ha dejado de cosechar éxitos.

Cada viernes, la discoteca Privilege acoge la mayor fiesta del reggaetón del mundo.

¿Cómo es Ale Zuber?
Soy una persona que se involucra muchísimo en lo que hace. Me gusta pinchar, que la gente baile y cante mi música. Me intereso en la opinión de todo el mundo, cuál es su visión del reggaetón, qué piensa sobre mi fiesta. Soy muy exigente y quiero pulir mi show hasta convertirlo en el mejor espectáculo.

¿Qué es lo que más te importa en el show?.
Quiero sorprender a la gente y que interactúen conmigo. A mi me gustan todos los estilos musicales, pero busco uno diferente para mi fiesta porque el reggaetón es una música que todo el mundo escucha.

¿Qué fue lo más difícil a la hora de poner en marcha su show?
El tiempo. Durante el verano, tengo muchas actuaciones por toda europa y cuento con poco tiempo. Necesito en mis shows a los mejores profesionales, por ello antes de que comience la temporada unas 400 personas pasaron por un casting del que seleccioné a 30.

¿Cómo se siente cuando está en el escenario?
Me siento muy tranquilo porque la experiencia en los escenarios me ha aportado mucha calma. Me centro en mi público y quiero que siempre se quede bailando y disfrutando de mi música hasta el final del espectáculo.

¿Cómo le gusta que sea vivida su fiesta?
Me gusta hacer una fiesta para todo el mundo, una fiesta de la calle porque la gente busca divertirse, pasarlo bien y no parar de vibrar con mi música de principio a final. Por esto estoy muy pendiente del público, quiero que disfruten lo máximo posible y que repitan, que vuelvan siempre porque cada semana hay nuevas sorpresas.