Le conocen como ‘Lolo’ y es una de las figuras emblemáticas del ocio nocturno de la isla desde hace décadas , por su dedicación y trabajo constante para ofrecer las mejores veladas de invierno y verano.

¿Qué podemos encontrar en Keeper durante el invierno?
Pues en primer lugar permanecemos abiertos, cosa que nos supone un gran esfuerzo, los jueves, viernes, sábados y domingos con música muy variada y programaciones especiales. Destacando que, los jueves tenemos house y los domingos salsa de 20.00 a 03.00 con un grupo en directo hasta la medianoche. Por lo tanto, son cuatro días que requieren de un gran trabajo y lo hacemos por la isla. Siempre hemos mantenido esta filosofía de abrir en invierno para los residentes y mantener así la antorcha encendida. El objetivo es seguir aportando nuestra alegría a todo el mundo en estos meses.

¿Hay dos islas diferentes, dependiendo de la estación?
Para mi la isla en invierno es mucho mejor. En los negocios se nota un descenso y mayormente se concentra en torno al fin de semana. Pienso que Ibiza está muy desaprovechada durante estos meses y entre todos podríamos estirar la temporada un poco más porque el tiempo sigue siendo muy bueno.

¿Por qué abrís en invierno?
Los que mantenemos abiertos todo el año creemos que si se alargase la temporada, algunos se animarían y vendrían muchas más personas. Si lo comparasemos con una persona que resida en el norte de España, por ejemplo, la temperatura que tenemos aquí es como su verano. Se debería aprovechar un poco más los recursos que tiene la isla y promocionarla más.

¿Cómo ha cambiado para usted Ibiza en estos años?
Creo que se ha masificado mucho, sobre todo en verano. Sigue siendo lo mismo, aunque ahora se ve mucha juventud y eso es muy buena señal, pero siguen sin tener un sitio donde ir. Alguien podría pensar en hacer algo para ellos. Hay más vida después del verano, de repente cierran las discotecas y la isla parece otra. La gente que vive aquí se relaja mucho en invierno y disfruta más sin masificaciones.

¿Qué balance hace de esta temporada estival?
Muy bueno. Es curioso como los primeros meses fueron muy buenos y eso es porque la gente cada vez se anima a venir antes. Mayo fue muy bueno y así como hemos conseguido que haya personas que vengan antes, tenemos que lograr que se vayan más tarde. Eivissa sigue siendo la misma, es como antes, pero con mucha juventud y locales abiertos. En esencia no ha cambiado mucho y desde nuestra apertura intentamos ser ese ‘faro’ que siempre está iluminando la noche para todos los residentes.