Sven Van Hees lleva más de 30 años dedicado a la música. Durante los primeros trece años de su carrera como dj y productor sus estilos fueron techno y house, pero en 1.999 decidió crear un estilo de música propia con ritmos más lentos y cercanos al chill out. Su décimo y último album se titula Aquatic y llega en un momento muy especial de su carrera. El pasado viernes protagonizó una fiesta en Destino Ibiza dentro del Summer of Soks y estuvo rodeado de grandes amigos.

¿De qué manera se ha inspirado para crear Aquatic?
Durante muchos años he viajado por todo el mundo y cuando produzco me gusta sentir muchas emociones a mi alrededor. Mi lugar de trabajo ha sido la playa, allí me llevaba mi ordenador y era el lugar que más me inspiraba. Pensé que para hacer esta música necesitaba viajar a localizaciones exóticas como Bahamas, Maldivas o St. Barth y cuando regresé a Bélgica termine de producir el álbum en casa. Todo ha sido creación propia, hasta el más mínimo detalle pero es un trabajo increíble.

¿Qué relación ha tenido con la isla a lo largo de estos años?
En 1.989 viví aquí durante 6 meses y creo que fuí uno de los primeros djs belgas en llegar. Cuando vi todas las discoteca sentí que era el futuro. Me impactó mucho pero también me inspiró. Hay algo aquí que no puede ser explicado, solo vivido. Yo lo llamo el factor x que no puedes definir a la gente pero está. Siempre hay algo que hacer, es como si estuvieses viviendo en tu propia película. Ahora estoy aqui de nuevo para presentar mi último trabajo en un lugar que refleja a la perfección mi estilo y el sentimiento que quiero mostrar.

¿De qué colaboraciones musicales se siente más orgulloso?
He hecho muchos remixes para bandas y también he trabajado con vocalistas de todo el mundo. Muchos de mis amigos son djs y para mi todos son importantes.
¿Cómo se ha sentido tras la presentación de su disco en Destino Ibiza?
Fue muy especial, me sentí pleno y completamente inspirado de nuevo para crear mucha más música en el futuro.