En la pista ya no cabía ni un alfiler.

La larga cola a la entrada de Heart daba la vuelta al edificio y el letrero de aforo completo se colgó a las dos.
Dentro, fue Guy Lalibertè, cofundador del Cirque du Soleil y copropietario de Heart, el dj responsable de darle por primera vez al play.
Una vez caldeado el ambiente en la pista, Sven Väth fue el encargado de continuar. El de Cocoon revolucionó al público desde el primer disco, haciéndoles levantar las manos a grito de «put your hands up in the air».
Acid Pauli, uno de los djs más aclamados por los incondicionales de Heart, se hizo cargo de la situación para dar por concluida la fiesta de apertura pinchando una muy variada y extremadamente bailonga sesión.