El Hotel demostró una vez más su excelencia gracias a la programación de Navidad. Durante estas celebraciones la gastronomía brilló con los menús especiales creados por el chef Íñigo Rodríguez.

Un surtido de delicatessen, como el solomillo gallego con salsa de setas y pastel de patata y hongo o el mousse de chocolate y turrón con láminas de oro y helado de fruta de la pasión.

En estos días El Restaurante dio lugar a divertidas reuniones de amigos y entre todos los asistentes se respiraba un ambiente muy festivo. Tras los deliciosos manjares, Cherry Room pasaba a ser el lugar elegido para disfrutar de la música y los suculentos cócteles de autor. Una original y divertida sala, en el centro de la ciudad, que se convertía en el epicentro de la alegría y las buenas vibraciones.

Con la llegada del año nuevo, el lounge regresa con más ganas si cabe y promete cargar las noches con unas sesiones muy innovadoras, de la mano de djs como Graham Sahara, Willie Graff y Angel Linde. Como siempre, la entrada al local es gratutita.