José Corraliza, director general y artístico de Heart Ibiza, el espectáculo gastronómico ideado en la isla por los hermanos Ferran y Albert Adrià y el fundador del Cirque du Soleil (Circo del Sol), Guy Laliberté, cuenta con una dilatada experiencia como exvicepresidente de Touring Shows y Operaciones del Cirque du Soleil. Tras diez años viviendo en Canadá, llegó a la isla hace cuatro años para poner su experiencia al servicio del innovador restaurante. Elegido recientemente como presidente de la Asociación de Ocio de Ibiza –en marzo de este mismo año– José Corraliza, natural de Madrid, parece sentirse muy cómodo en su ya no tan nueva residencia.

Restaurante, espectáculo o club. ¿Qué es Heart Ibiza?
Heart es la combinación de todo ello, no hay un elemento que predomine sobre otro. Se trata de la colisión creativa entre ellos, de su convivencia y unión. El objetivo es mantener el equilibrio entre estas tres patas para ofrecer una experiencia completa al público.

¿Cómo ha ido evolucionando desde que abriera sus puertas hace cuatro años?
Creo que la evolución está siendo muy positiva porque vamos entendiendo mucho mejor lo que hacemos y hacia dónde vamos. Hubo un primer año que fue de aprendizaje, vamos a llamarlo así [ríe], y desde entonces hemos trabajado mucho para poder entender cómo trabajar y mejorar con cada uno de las patas del proyecto, ir consolidándolas. Observamos cómo reacciona el público, los empleados y la crítica, y en base a eso ponemos el rumbo.

El restaurante ha ido virando hasta abarcar también la escena de club. ¿Cómo ha sido la acogida en estos años?
El objetivo siempre ha sido cuidar las tres patas, restaurante, espectáculo y club. Intentamos hacer cosas creativas y originales para poder ofrecer algo diferente a la gente que viene. La parte de la noche, el club, era el elemento más desconocido. Los hermanos Adrià tienen mucha experiencia en restauración, el mundo del espectáculo tampoco nos es desconocido gracias al Circo del Sol…sin embargo, hemos tenido que trabajar para conocer el funcionamiento de la escena nocturna. Vamos mejorando poco a poco y estamos muy contentos, ya hay mucha gente que considera Heart Ibiza como otro club más de la isla.

Con respecto a la organización… ¿Primero seleccionan el menú, el espectáculo o la escena musical?
Todo empieza a raíz de un concepto, que es el que queremos transmitir a través de la gastronomía, el arte, la música y la decoración. Primero seleccionamos la temática de la nueva temporada y después nos reunimos para que cada uno de los elementos se diseñen en base a esa línea. Este año ha sido en torno al ‘gabinete de curiosites’, la típica caja de recuerdos que cada uno guarda en su casa y que, al abrirla, las fotografías e incluso los olores, le transportan a un lugar y un momento determinado.

¿Qué ofrece Heart Ibiza al público para diferenciarse del resto de los locales de ocio nocturno?
Nuestro objetivo no ha sido nunca compararnos con nadie sino ir creando nuestro propio camino. Ser un laboratorio creativo no te permite parar nunca, no te permite dejar de crear, y eso nos encanta. Nunca puedes considerar que ya estás consolidado, que ya haces todo bien. Intentamos cambiar siempre a mejor y, cuando fallamos, estudiamos lo sucedido para solventarlo.

¿Qué se le pide a un trabajador para entrar a formar parte del equipo?
Son todos profesionales, pero más allá, son todos grandes personas y eso es lo que queremos, que los trabajadores pasen a formar parte de la familia Heart. Además, todos ellos cuentan con un bagaje espectacular y tienen muchas ganas de transmitir, de comunicar, crear y evolucionar.

¿Qué significa para Heart acoger este año la ceremonia de los Dj Awards?
Significa mucho. Se trata de un premio internacional, dedicado a la música electrónica, que está muy ligado a la isla. Nos gusta mucho formar parte de un proyecto en el que se impulsa y se valora el trabajo de los músicos y creadores. Por el tipo de club que somos y los artistas que vienen, creo que es una combinación perfecta.

¿Cómo se prepara Heart durante el invierno para la temporada siguiente?
Ya hemos empezado a preparar el año que viene. En Eivissa la temporada va rápido y cada día que pasa es un aprendizaje para el siguiente verano. En agosto y septiembre empezamos a preparar y trabajar temas para el año que viene. Pruebas de cocina, espectáculo, técnicas y servicio, de esa manera tenemos un plan operativo con el que podemos comenzar a trabajar a finales de noviembre.

Tras cuatro años afincado en Ibiza, ¿hacia dónde cree que evoluciona el turismo?
Para nosotros ha ido muy bien porque estamos en crecimiento, pero se nota que ha habido un cambio en la isla desde hace un par de años, que poco a poco se va haciendo más latente. Hay que tener en cuenta que hay mercados emergentes, o mercados que se están volviendo a posicionar como destino de vacaciones. La isla no va a dejar de ser especial, pero hay que cuidarla y creo que un reseteo es necesario, sobre todo para integrar y reconquistar la relación entre el ocio, el residente y los políticos.

¿Cómo es la escena nocturna de Ibiza en invierno?
Cada año van abriéndose más clubs. El público de invierno me encanta, el ambiente que se respira. Ese sentimiento de familia y amigos que se reúnen me encanta. Ojalá pudiéramos abrir todo el invierno, pero la balanza económica no funciona por el momento.