En 2013 el Museo Victoria & Albert de Londres organizó una exposición titulada ‘Club to Catwalk’ en la que se exploraba cómo la explosión de la cultura de club en la década de los 80 en la capital británica y su relación con los diseñadores que emergieron en aquella época había ayudado a reinventar la moda, retratada en publicaciones como i-D y Blitz y locales icónicos del momento como Heaven y Taboo. La exposición concluía con un titular inequívoco en The Independent: cada época puede ser definida por el modo en que la juventud se viste para salir a bailar.

Un hecho que queda patente en Ibiza, destino de culto y fiesta de generaciones sucesivas de jóvenes amantes de la música electrónica y el estilo de vida asociado a la cultura de club.

Unidos por el sentimiento de pertenencia a una comunidad en una isla internacional donde todo confluye en un crisol de tendencias multicolor y con la libertad de expresión inherente a la noche y los clubs, en Ibiza se han gestado movimientos estilísticos en paralelo a las fiestas que han marcado una época y han dado la vuelta al globo. Cabe recordar en este sentido el fenómeno Matinée, cuyo concepto transcendió la esfera del entertainment para definir un estilo de vestir asociado a Ibiza y la fiesta que se convirtió en un código gay y en un lucrativo símbolo de marca. Los bañadores de lycra rojo, las camisetas de tirantes, las gorras ladeadas, las gafas de la firma Carrera y sí, también los cuerpos musculosos, constituyeron durante varios años el uniforme de moda. Pero no ha sido el único caso.

Transparencias, ‘bodies’, pestañas postizas y diademas: la moda es fantasía y la noche libertad

La fiesta de día en la isla dejó paso a la noche y la devoción techno e impuso sus propias normas. Así apareció ENTER, a la medida y semejanza de su creador: Richie Hawtin, quien explorando las posibilidades expresivas de una sencilla circunferencia negra sobre fondo blanco, dio forma a un imaginario colectivo que reivindicaba el minimalismo tecnológico en siluetas estilizadas, cabezas semirapadas, botas desabrochadas y monocromatismo. Un verdadero movimiento, que pasado por el filtro de la tendencia deportiva y el oversize unisex, todavía sigue de moda.

Richie Hawtin, Matinée o WooMooN han definido, voluntariamente o no, una forma de vestir

Y de pronto llegó el chaos magic o cómo combinar diferentes elementos de manera individualizada e instintiva en pos de la singularización en un momento cultural en el que el poder y el estatus proceden de ser diferente. Una mezcla de pensamiento positivo, libre albedrío y experimentación, un salvoconducto para la transformación que, conceptualizado en 2015 por el colectivo británico de veinteañeros K-Hole, entronca perfectamente con la personalidad bohemia y libre de Ibiza. Magia, filosofía, espiritualidad: el renacer permanente de Cocoon es Chaos Magic y la reveladora WooMooN y su tribe de seguidores también.

Paris Hilton se ha erigido en la embajadora más internacional de la moda española

Para diferenciarse o para vivir una experiencia colectiva, la ropa tiene un efecto enorme sobre nuestra autoestima y nos ayuda a situarnos donde imaginamos que queremos estar. Por rebeldía, entusiasmo, fantasía, creatividad, moda… o estilo, la noche desglosa un universo de intenciones movido por la música bajo el fin último de liberarse, bailar, socializar y divertirse donde tribus electrónicas, libre albedrío, sofisticación, cosmopolitismo y tendencias se encuentran y se mezclan, dejando tras de sí este verano en la Isla Blanca un montón de transparencias y bodies de escotes sinfín, pestañas postizas, crop tops, plumas, negro y muchas, muchas diademas, un accesorio cargado de simbolismo que la reina de la fiesta, Paris Hilton, sabe llevar como nadie.

Minimalismo techno, ‘chaos magic’, glamour o oversize unisex: ‘club to catwalk’

Porque solo la fundadora de un imperio de homónimo nombre, al que en breve sumará Paris Zombie Attack, un videojuego íntegramente filmado en Ibiza este verano, es capaz de combinar las orejitas de gato con los diseños más fulgurantes de la moda española, desde Amaya Arzuaga a Maya Hansen o Rubén Hernández, sin olvidarse de Adlib. Porque la noche en Ibiza, más allá de tendencias, fue y será también glamour.