Cada año, Ibiza recibe nuevos proyectos innovadores y diferentes que irrumpen de forma notable en el panorama electrónico de la isla. Este año, una de esas ideas que ha percutido entre el público ha sido Onyx. La sesión de los lunes en Space es, sin lugar a dudas, la opción más tangible, y prácticamente la única, para todos aquellos seguidores del Techno en su vertiente más industrial, cruda y seguramente pura. El pasado lunes, la fiesta de Mikaela recibió la visita de dos de los artistas más importantes de la historia del Techno.

Mikaela brinda con Ben Sims.
Mikaela brinda con Ben Sims.

Ben Sims y Dave Clarke son dos nombres prácticamente cruciales para entender la historia de este género. A pesar de la decepcionante baja del ídolo nacional Oscar Mulero, los británicos se encargaron de hacer pasar al público una noche única, contundente, y dónde nadie pudo parar de bailar en la que es hasta el momento el evento más grande que la nueva sesión ha dado a la noche de la isla.

Dave Clarke, a los platos.
Dave Clarke, a los platos.

Además, la jovencísima Rebekah, un auténtico torbellino detrás de los platos, puso la Terrace de Space en plena ebullición. No falto, como empieza a ser ya característico el cierre enérgico y oscuro de Mikaela. Onyx se consagró el pasado lunes como la sesión Techno, en su sentido literal de la palabra, más importante de la isla. Las zapatillas ganan terreno a los tacones.