Osvaldo Digón subió anoche al escenario del Teatro Pereyra para continuar con la novena edición del Cocktail de Risas, un evento imprescindible para los amantes del stand up comedy de las Pitiusas. Osvaldo asegura que es cómico porque se toma la vida en serio y que tardó en aprender a leer porque confundía el orden de las letras y las palabras, así que las personas encargadas de su educación decían que tenía imaginación pero que no se centraba. Puede que por llevarles la contraria desde entonces Oswaldo retiene todo lo que observa y lo convierte en historias. Ahora exponerlas con imaginación es su profesión.

Juangui, perfecto anfitrión con Jimena L. Ansótegui, Juan Suárez y unos amigos.
Juangui, perfecto anfitrión con Jimena L. Ansótegui, Juan Suárez y unos amigos.

«La ruptura con los maestros es condición necesaria para que germine la voluntad real de escribir», dijo Carmen Martín Gaite, pero antes de que así fuera Oswaldo trabajó como «pipa» en conciertos, director de campamentos, impartió clases de animación, fue monitor en campamentos de la ONCE y se matriculó en psicología.

el próximo jueves será el turno de kiki fernández

Animado por voz ajena a exponer sus historias escribió un pequeño texto de monólogos de humor con el que ganó el concurso de monólogos del Forum Celticum en A Coruña. Una cosa lleva a otra y después de su primera actuación salieron otras dentro y fuera de Galicia.

Ricardo Castella durante su actuación.
Ricardo Castella durante su actuación.

Improvisador, guionista, actor… Digón se arrima a todas las facetas del arte escénico pero siempre con una vocación de hacer reir y disfrutar, intención que cumplió plenamente anoche en el teatro Pereyra.

El próximo jueves será Kikin Fernández quien por fin se suba a un escenario que lleva tiempo esperando su actuación.