Elrow, diversión desenfrenada. GABI VÁZQUEZ
Elrow, diversión desenfrenada. GABI VÁZQUEZ
Afterlife, cuna del techno melódico. ALEX CABALLERO
Afterlife, cuna del techno melódico. ALEX CABALLERO
Un gogó baila en La Troya. GABI VÁZQUEZ
Un gogó baila en La Troya. GABI VÁZQUEZ
El ‘live’ de Lady Starlight y Surgeon en Onyx. GABI VÁZQUEZ
El ‘live’ de Lady Starlight y Surgeon en Onyx. GABI VÁZQUEZ
Claptone levanta los brazos en Sundays at Space. GABI VÁZQUEZ
Claptone levanta los brazos en Sundays at Space. GABI VÁZQUEZ

El presente 2016 pasará a los libros de la historia por el fin de una de las discotecas más legendarias en la carrera del ocio y entretenimiento nocturno. Tras 27 años siendo el espejo de muchos, Space echará el candado este domingo de forma definitiva. Atrás quedarán miles y miles de noches para el recuerdo entre unas paredes que han visto pasar cientos de nombres por las cabinas y que más tarde se convertirían en los ídolos mundiales de una escena electrónica cada vez más presente en la actualidad.

Pero no todo es tristeza. Space ha preparado una última entrega a la altura de las circustancias. El club del carismático empresario Pepe Roselló recibirá este día 2 a partir de las 16:00 horas a más de 100 artistas entre los que destacan algunos de los dioses terrenales más alabados de la isla, como Carl Cox, Tale Of Us, Nic Fanciulli o Maceo Plex, y otros tantos artistas locales que han sido parte fundamental en la evolución del reconocido mejor club del mundo -más de 20 premios de prestigio lo avalan-.

Una última entrega que se postula como uno de los acontecimientos más importantes que la isla ha presenciado. El cierre de Space supone, más allá del final del club como hasta ahora se ha conocido, el desenlace de uno de los espacios que más fuerte ha apostado durante su historia por la electrónica más vanguardistas y transgresora, alejándose siempre de los cánones comerciales que hoy en día copan la oferta pitiusa.

Pero antes del sonado closing party, las sesiones que han conformado la programación del club han ido dando por finalizada la temporada.

Los lunes Onyx se ha ganado el honorable título de ser la sesión más importante de la isla en la vertiente más industrial y profunda del techno. Por su parte, Carl Cox , en su última temporada tras 15 años en Space, ha vuelto a llenar cada martes el club. El verano también se ha visto marcado por la vuelta de La Troya a Platja d’en Bossa, donde cada miércoles ha llenado la terraza del club del espectáculo más irreverente. Afterlife, otro de los newcommers destacados del periodo estival, ha apostado los jueves por un avanzado y minimalista sonido melódico con Tale Of Us como punta de lanza. Mientras, los viernes han sido territorio del house más clásico con Glitterbox. Por último, Elrow y Sundays at Space se han erigido en los protagonistas del fin de semana con el espectáculo más desenfrenado y la electrónica más vanguardista respectivamente.