Las diabluras de la Troya la llevaron a sentarse en el banquillo de los acusados

Las travesuras nocturnas de La Troya a veces se le van de las manos. El miércoles pasado, sus diabluras la llevaron a sentarse en el banquillo de los acusados, inculpada por su implicación en varios casos de malversación de fiestas, escándalos ‘púbicos’, corrupción de mayores y un sinfín de otros desternillantes delitos, por los cuales un resabiado y alocado juez la envió a prisión provisional sin fianza, a la espera de juicio final.

La Troya la lió parda en la penitenciaría y fue una mala influencia para el resto reclusos. Foto: Julius Jooste

De este modo, La Troya se fue con la música a otra parte, y qué mejor que la penitenciaría de Heart Ibiza, donde pudo compartir celda, rancho, patio y fiesta con un montón de apuestos prisioneros acusados del mismo tipo de disparatados delitos relacionados con la diversión y el ritmo.

La sentencia para La Troya y todo su equipo:una semana y una noche en el ‘Inferno’

La Troya se va al Inferno
Tras una semana en el calabozo, el todopoderoso juez ha dictado sentencia para La Troya y todo su equipo, por colaboración necesaria y encubrimiento del delito: una semana y una noche en el ‘Inferno’, situado en lo más profundo de Heart Ibiza, donde cumplirá su condena y recibirá esta noche la visita de todos los troyanos de la isla.