Una prisionera en La Troya. Foto: Julius Jooste

La semana pasada La Troya se adentró en el apasionante y glamuroso mundo de la moda, en el que los diseñadores más vanguardistas, los modistas más excéntricos, las modelos más voluptuosas, los representantes más tenaces y las marcas de ropa más prestigiosas acapararon el protagonismo durante toda la noche en el club de Heart Ibiza.

Para hoy el escenario cambia drásticamente, ya que La Troya va a prisión, donde compartirá celda con todo tipo de malhechoras custodiadas por los más apuestos celadores.