El escenario de Ushuaïa Ibiza se convirtió el pasado miércoles en un auténtico barco pirata desembarcando toda la locura que caracteriza a elrow, una de las fiestas más deseadas del mundo. Tortugas, medusas, pulpos, calamares y un sinfín de personajes gigantes dominaban cada uno de los rincones del club de Platja d’en Bossa creando un ambiente mágico e inisual.

La cabina se había convertido en un auténtico barco pirata. Foto: Ushuaïa Ibiza.

Pocas horas después del inicio de la fiesta se colgó el cartel de sold out. Y es que no cabía ni un alfiler ya que la expectación fue máxima. Millares de clubbers bailaron sin parar al ritmo de los electrizantes ritmos, viviendo una de las mejores tardes del verano.